Una amiga de la infancia vuelve a mi vida para alegrarla

Esto paso hace tiempo, cuando yo tenia unos 19 añitos.

Esta historia ocurrió con una de mis amigas de la infancia, Luisa. Nos criamos juntos: pasamos la primaria y secundaria juntos, y luego nuestros caminos se separaron un poquito, hasta esa noche.

Dejadme que os haga una pequeña introduccion:

Luisa de pequeñita siempre fue una chica muy gordita, con poco pecho de joven, pero en la secundaria dio un vuelco muuuuuuy grande, y en segundo de la ESO seguir siendo una chica muy gordita, pero le habían salido unas tetas increíblemente grandes, acordes con su cuerpo.

Realmente des de pequeñitos siempre hubo una atracción que estuvo ahi, pero éramos demasiado pequeños para estar pensando en esas cosas.

En la secundaria la cosa cambió un poco, nuestros cuerpos empezaron a desarrollarse, sobretodo el suyo, conocimos gente nueva, empezamos a vivir nuevas experiencias, comenzamos a liarnos con gente…

En tercero de la ESO, ella me empezó a ir detrás, hablábamos cada día, a la hora del patio siempre nos escapábamos a desayunar juntos, nos contábamos secretos e intimidades… (esas cosas que hacíamos antes para conocer a la gente).

Un día ya me insinuó de que quería que fuéramos novios, y a mi la verdad ella me gustaba muchisimo, por lo que no tardamos en quedar, liarnos y decidir que seriamos novios.

En esa epoca ella era una chica gordita con muchísimo pecho, pero como los niños son bastante tontos, todos se metían con ella o se reían porque estaba gorda, o porque tenia unas tetas gigantes (ay si hubiesen sabido lo bien que me lo pasé yo con esas tetas…).

Yo era de los pocos ilusos que se fijaba más en el interior de las personas, aunque a mi su apariencia me encantaba, siempre me han gustado mucho las chicas gorditas y pechugonas.

Durante un tiempo tuve que aguantar el cachondeo de los típicos subnormales de clase que se reían de ella, yo en aquella época era muy vergonzoso y la verdad que lo pasaba fatal, los niños pueden ser muy crueles.

Nuestra historia duró poquito, un mes creo, yo al final decidí que no quería salir más con ella porque no me gustaba tanto como creí, y tenía otras cosas en la cabeza.

No hicimos muchas guarrerias, la verdad es que nos liamos varias veces y poco más. Siempre quedó algo pendiente que se resolvió unos años después.

Unos años mas tarde, cuando los dos teníamos 19 años, yo me puse a hablar con una amiga que teníamos en común.

Quedamos con algunos amigos más para ir a tomar algo y salir de fiesta, y surgió el tema de Luisa.

Yo ya había visto por Facebook que estaba saliendo con un chico, que la verdad no le pegaba nada de nada, veía que era demasiada mujer para el, aunque suene feo que lo diga.

Yo le conté a mi amiga que ya hacia algún tiempo que me había vuelto a fijar en ella y que me gustaba bastante.

Yo por aquel entonces vivia en el gimnasio, era un tío grandote de 186cm y 90kg que estaba de muy buen ver (ya me tocaba, ya que toda mi infancia había sido un niño gordito y no había ligado casi nada).

Entonces ella me explicó que con su actual novio no estaba del todo contenta, ya que a Luisa le iba mucho la marcha y su novio no daba la talla (en todos los sentidos), me dijo que ella también pensaba lo mismo que yo, que el era poquita cosa para ella, y que me esperara un tiempo a que cortaran, ya que yo a Luisa siempre le había gustado.

Me explicó que Luisa me había visto alguna vez por el barrio cuando pasaba en el autobús y se había fijado en como había cambiado yo, que estaba guapísimo y super cachas.

Con la conversación me puse un poquito cachondo, imaginaos… con 19 años, hormonas en rompan filas, y siempre empalmado… xD

Esa noche nos lo pasamos bien, seguimos hablando del tema, yo sonsacando información sobre Luisa y sus gustos sexuales y demás, y ella super contenta explicándome cosas 😛

Unos meses después vi en Facebook que Luisa había cortado con su novio, como era de esperar. Vi que había echo un viaje con la amiga con la que hablé aquella noche, a Amsterdam, y que habían colgado muchas fotos.

Decidí que era un buen momento para retomar el contacto y charlar un rato. Vi que estaba conectada y me puse a chatear con ella.

Hola Luisa! Cuanto tiempo! Estaba viendo las fotos y estas super guapa :).
Hola Jonhy! Si que hace tiempo si, muchas gracias.
Hace un montón que no nos vemos, como siempre tienes novio y demás ya no sabias con el grupito no?
Si, si que hace tiempo si! Ya sabes que cuando uno tiene pareja acostumbra a apartarse un poco… pero tenemos que quedar no? Tu que haces ahora?
Pues la verdad es que estoy preparando unas oposiciones, me paso la mañana en el gym y por la tarde estudio en casa, así que tengo bastante disponibilidad. Así que cuando quieras 😛
Ala que bien! Me tienes que contar para que te estas preparando, tienes algo que hacer hoy por la noche?
Pues la verdad es que no, mañana es sábado y no tengo que madrugar, vamos a cenar?
Vale perfecto! Que te gusta? Chino, japo, comida gordi…
Pues me apetece chino, y a ti? Estas por el barrio o ya vives fuera?
Nos acabamos de alquilar una casa mi amiga Raquel y yo en Cornell, pero hoy estoy por el barrio. Te apetece que vayamos al chino del centro comercial? Hay un buffet libre y esta super rico.
Ala genial, me encantan los buffets libre jajajaj
jajaja, vale, pues como quedamos?
Pues si quieres te recojo a eso de las 8? En la rampa de tu casa?
Vale guapo! Sé puntual eh!
Si si yo siempre, pues nos vemos luego!
Hasta luego guapo!

La verdad es que no me esperaba para nada esta conversacion, me imaginé que tendríamos la típica conversación intrascendente de dos amigos que hace meses que no hablan y intentan retomar el contacto para quedar bien, sabéis a lo que me refiero no? jaja

Me puse un tejano y una sudadero que me quedaba super bien, me fui a pelar, me afeite un poquito y cuando llegó la hora fui a buscarla.

Ahi estaba ella, tan guapa como siempre, se había convertido en una mujer con MAYUSCULAS. Nunca me olvidaré del conjuntivo que llevaba, no es que fuera espectacular, pero sus formas lo hacían perfecto.

Vestia con unos tejanos normales, y una camiseta ancha de rayas blancas y azul oscura, llevaba el pelo un poquito mas largo de los hombros, y no llevaba maquillaje. Estaba guapísima al natural.

Se subió al coche y nos dimos dos besos, durante el viaje fuimos hablando un poquito de todo. Que tal, como te ha ido la vida, ahora que haces, etc. Pero de todo lo que hablamos, lo más interesante fueron un par de comentarios que hizo:

Pues mira cuando me iba a vestir estaba hablando con un amigo, que siempre le hacia broma con sus conjuntos, porque decían que tenían mucho escote, por lo que esa noche había decidido ponerse algo tapadito (para mi desgracia jaja).
Yo ante esos comentarios me limité a poner mi mejor sonrisa de niño bueno y seguimos hablando.

Llegamos al chino, nos sentamos y cada uno se sirvió lo que que quiso. Cuando yo fui a servirme ella me dijo una foto por detrás y la colgó en Facebook.

El comentario era: No hay nada como que un chico guapo te saque a cenar.

Cuando volví a la mesa me la enseño y me enseñó un comentario que le había echo una amiga: “Luisa mojando las bragas jajaj”.

Me puse rojo como un tomate y nos reímos un rato. Durante la cena nos pusimos al día de todo, yo le expliqué que estaba opositando para policía y que llevaba 2 años dandole duro al gimnasio (a lo que ella me dijo que si, que me había puesto super cachas y estaba muy guapo). Ella me contó que estaba estudiado una carrera de Politologia (mientras trabajaba en un restaurante), y cuando me empezó a explicar en que consistía la carrera nos estuvimos riendo un rato, ya que yo ni sabia que existía esa carrera, y tampoco me llamó mucho la atención lo que hacían jajaja.

Me contó que hace poquito se había mudado con una amiga a Cornella y se habían alquilado un pisito entre las dos, y que ahora lo estaban empezando a amueblar.

Pues a mi todavia no me ha llegado la invitación a mi casa para la fiesta de inauguración eh! – le dije.
jajaja, todavía no la hemos planeado pero ya te digo que estas invitado tranqui. Pero luego si quieres nos podemos ir allí a tomar algo si quieres y ya la ves.
Tal como suena, y sin venir a cuento me lo soltó. Sin dudarlo le dije que si que no había ningún problema, que pasáramos por mi casa a coger cervezas y algo de ron con cocacola (ya que ella me había dicho que no tenia nada en la nevera) y nos íbamos para allá.

Acabamos de cenar ya un poco calentitos, de todo. Fuimos a mi casa a recoger las cosas, y yo de paso pillé unos cuantos condones sin que ella me viera y me los guardé en la cartera.

Fuimos a su casa, aparqué el coche como pude y entramos.

Era un bajo con unos cuantos añitos, al entrar tenia un comedor normalito, con un sofa cama, una mesa con un par de sillas, un pequeño mueble con una tele y poco mas.

Fuimos a la cocina a meter las cosas en la nevera, yo me serví un cubata y ella se cogió una cerveza.

Nos fuimos al sofa y seguimos hablando de nuestras cosas. Yo había notado que ella se había cortado bastante respecto a lo lanzada que estaba en la cena, y yo de por si era muy timido, por lo que el arranque estaba siendo muy lento.

El otro dia hablé con Mar (nuestra amiga en común). Me explicó que os habíais liado y tal.
Si, estuvimos hablando y parecia que los dos nos gustabamos, quedamos un día para liarnos y hablar, pero decidimos que mejor quedábamos como amigos. Siempre nos hemos llevado super bien y no íbamos a tirarlo por la borda por echar un par de polvos. Y aquí estamos.

La conversación siguio, pero parecia que le daba corte liarse con un antiguo lio de su amiga (cosa que es rara, porque yo con Luisa me lié antes en la secundaria pero bueno… mujeres jaja).

Luisa me preguntó también como habían sido mis relaciones, largas cortas… con cuantas me había acostado…

Y luego yo le pregunté a ella, los dos habíamos tenido pocas relaciones y no salieron muy bien que digamos, muy tormentosas o insatisfactorias…

Yo me estaba dando cuenta que la cosa se estaba enfriando, y al rato ella dijo que mejor nos íbamos a dormir que mañana quería ir a comprar un colchón para su habitación y demás y quería que yo le acompañara.

Venga ya! De dormir nada, mira, que te parece si nos damos unos masajes? Empieza tu y luego sigo yo, dicen que los doy super bien, no te lo querrás perder no?
Jaja… Bueno vale.
Ella se puso detrás de mi y empezó a masajearme los hombros, la verdad es que lo hacia bastante mal y además se le veía que estaba super cortada.

Me hizo un masaje de 2 minutos mal contados y me dijo que ya estaba. Yo le dije que había sido muy corto pero bueno, que me tocaba a mi.

Entonces nos cambiamos la posicion, ella se puso delante de mi en el borde de la cama y yo detrás. Empecé a masajearle los hombros suavecito, alternando con caricias con las yemas de los dedos, des de el hombro hasta su cuello, y bajando un poquito hacia su pecho, acariandole, pero solo un poquito.

Entonces ella se bajo un poco la camiseta (se había dado cuenta que quería seguir bajando hacia sus tetas), lo suficiente para que gran parte de sus pechos quedaran a mi vista, me copio las manos bajándolas hasta tocar sus tetas y me dijo:

Puedes seguir bajando tranquilo, me bajo la camiseta para que te vaya mejor.

Me empalmé como un caballo, si os digo que sus tetas eran mas grandes que mi cabeza me quedó corto, eran enormes, las tetas mas grandes que había visto en mi vida (y todavía no las había visto fuera del sujetador).

Seguí acariciando desde su cuello hasta sus pechos, empecé a cogerlos y amasarlos suavemente. Metí mis manos por debajo del sujetador hasta encontrar sus pezones, enormes, duros como una piedra.

Los acaricié con un dedo, para luego agarrarle las dos tetas y amasárselas suavamente. Ella empezó a soltar gemidos de placer, y echo la cabeza hacia atrás. No lo dudé, tal como puso su boca a la altura de la mia, sin dejar de tocarle las tetas, le empecé a comer la boca.

Ya nada quedaba de la mujer tímida de hacia 5 minutos, ahora solo había una mujer cachonda comiéndome la boca a fondo, gimiendo mientras le tocaba las tetas y llevaba su mano hacia atrás para empezar a manosearme la polla por encima del pantalón.

Seguimos así un buen rato, cambiamos de postura un poco, ella se quedó en el mismo sitio pero se giro para poder besarme mejor. Mientras nos comíamos a besos yo seguía disfrutando de sus tetas. Ella me pajeaba por encima del pantalón.

Deje de besarla para seguir besando su cuello, le lamí mientras bajaba, le besé los pechos y hundí mi cara en ese escotazo.

No sabeis lo que disfrute teniendo mi cara ahi en medio, no me hartaba de lamer y chuparle las tetas. Saqué sus tetas por encima y empecé a comerle los pezones mientras amasaba lo que podia con mis manos. No podia agarrarle una teta entera ni con las dos manos, eran increibles.

Entonces ella interrumpió mi buffete libre de tetas para preguntarme si había traído condones.

Le dije que si, me levanté y fui a por mi cartera y los deje todos encima de la mesa. Ella se levantó conmigo y se bebió lo que le quedaba de cerveza de un trago, y yo hice lo mismo con mi cubata. La fiesta seguía.

Antes de volver a sentarnos en el sofa ella me quitó la sudadera, dejándome sin nada en la parte de arriba. Me miró el cuerpo y se mordió los labios, y me miró con una cara de zorrita… de esas que solo ponen las mujeres cuando están cachondas perdidas, y nos empezamos a comer la boca.

Me senté en el sofá y ella se puso encima mío, seguí degustando sus tetas, su boca y su cuello. La aparté un poco y le quité la camiseta, ella me hizo tumbarme y se puso encima mio.

Estaba deseando que se quitara el sujetador y poder disfrutar de esas tetonas sin impedimentos, así que se lo quité.

Quedaron ante mi unas tetas grandes como sandias, enormes, no se como describirlas, eran gigantescas y me encantaban.

Se inclinó hacia mi y me las puso en la boca, yo cogí una teta con cada mano y empece a comerme los pezones, iba alternando de uno a otro, le iba pasando la lengua alrededor para ponerlos duros y luego los engullía.

Hundía mi cabeza entre su tetas y me las pasaba por la cara, ella me agarraba la cabeza presionandola contra ellas, pidiéndome que le comiera las tetas, que por dios no parara.

Yo por supuesto no paré de comérselas, entonces la hice apartarse de encima y me levanté para quitarme los pantalones, pero ella me cogió las manos y me dijo:

Yo me ocupo de quitartelos, tu te has portado bien y me has comido algo… te apetece que te coma algo yo a ti?
Tengo algo aqui abajo que seguro que te gustará comerte.
Me sonrió con cara de… verás la mamada que te hago, y luego me bajo los pantalones y los calzoncillos.

En ningún momento se me había bajado la empalmada des de que había empezado a meterle mano, por lo que cuando me quito los calzoncillos casi se llevó un pollazo en la cara del salto que dio mi polla.

Imaginaos, 20cm de largo y 6 de ancho, dura como una piedra aparecieron ante sus ojos.

Madre mia nene pero que tenias aqui guardado?
Una pirueta bien rica, crees que cabrá bien en tu boquita?
Veremos…

Empezó a darle besitos en el capullo, y bajando por el tronco hasta llegar a mis huevos. Empezó a dar pequeños lametones, des de los huevos hasta la puntita.

Cuando se canso de darle besitos empezó a metérsela en la boca, ella tenia una boca bastante pequeñita pero se esmeraba bien.

La chupaba poquito a poco, degustando bien el capullo mientras su lengua hacia un buen trabajo. me la cogía con las dos manos y poco a poco se la intentaba meter más y más adentro.

Apenas se podía tragar el capullo entero, babeaba muchísimo y hacia presión para metérsela más al fondo.

Me estaba haciendo una mamada de escándalo. Fuimos alternando entre chupármela ella y follarle yo la boca. Cuando le follaba la boca entraba la mitad de mi polla, la tia sabia como metérsela sin que le dieran muchas arcadas.

Contra mas le follaba la boca, más babas le caían sobre sus tetas, me estaba poniendo super cachondo. Cuando me cansaba dejaba que ella hiciese el trabajo y engullese mi polla.

Mientras tanto yo no paraba de tocarle las tetas y encremarselas con su saliva.

No se cuanto rato estuvo chupándomela, pero yo quería probar una cubana con esas tetas y así se lo hice saber.

Le quité la polla de la boca y le hice que se levantara, me senté en el sofá y le dije que se arrodillara delante mío. Cuando se arrodilló y llevó su boca a mi polla, le aguante la cabeza y cogí sus tetas para ponérmelas alrededor de la tranca.

Ella captó el mensaje, por lo que empezó a hacerme una cubana, sin dejar de mirarme a los ojos. Mi polla es muy grande, pero entre esas tetas se perdia, apenas veía aparecer el capullo por encima, eran enormes y lo estaba disfrutando.

No sabia que te gustaba tanto comerte una polla.
Me encanta, y nunca había visto una tan grande… que calladito te lo tenias.
jajaja, si te hubiese mandado una foto por Facebook hubiésemos acabado aquí antes o que? jaja
Su respuesta fue meterse mi polla en la boca y seguir chupando.

Por cierto… No creo que puedas tragártela entera no? Ya me lo imaginaba.

Sin soltar mi polla de su boca me sonrió, empezó a chupármela suavecito, subiendo y bajando, pero cada vez que bajaba se metía un poquito mas de polla en la boca, cada vez mas.

Llegó un punto en que cada vez que bajaba le daba una pequeña arcada, hasta que subió y de golpe bajó y se metió todo lo que pudo en la boca.

Madre mia, me hubiese encantado correrme allí mismo, no se la metió entera pero poco le falto. Menuda zorrita escondía mi amiga Luisa… ufffff

Y como si hubiese estado planeado, después de engullirla esa ultima vez se encendió una luz en el pasillo de la casa. Os acordaos de esa amiga con la que se había mudado? Pues se había despertado.

Nos metimos en la cama rapido y nos tapamos con una mantita que había en el sofa que apenas nos cubría…

Y continuará.

La fiesta no acaba aquí, queda un rato más de diversion que contare en otro relato si os ha gustado este.