Solo era enseñarle a mi hermano a masturbarse y al final trague su semen

Mi nombre es David, tengo 18 años y soy de Valencia. Tengo dos hermanos, Carlos de 23 años y Cesar de 17.

Mi hermano Carlos se casó hace dos meses y lo añoro mucho. El fue mi mentor en muchas cosas, pero eso lo contaré en otro momento.

Nuestra madre trabaja en una fabrica en el turno de noche, por lo que nos quedamos solos Cesar y yo, a las 21:30. Cada noche, mi madre antes de irse me pide que cuide bien de mi hermanito, y eso hago yo, pero a mi manera.

A mis 18 años, os podeis imaginar lo cachondo que estoy siempre, me hago tres o cuatro pajas al dia, pero la mejor es la de la noche.

Cuando se iba mi madre, nos subiamos a la habitacion y poniamos alguna peli porno en el portatil, Cesar y yo nos quedabamos en pelotas , cada uno en su cama y empezaban las pajas.

Mi hermanito, pese a tener solo 17 años, ya estaba bien desarrollado, de hecho, tenia casi mas pelos que yo en las piernas y en el pubis, y una polla bien hermosa. Calculo que empalmado le mediria unos 16 cms.

La tenia bien estudiada, puesto que no le quitaba ojo mientras el se pajeaba.

Aunque estaba bien crecidito, el pobre no tenia mucha idea de pajearse, porque lo hacia en seco, sin escupirse en la mano para que la saliva lubricara y asi sentir mas gustito.

Una noche se lo dije:

– Cesar, no te haces bien las pajas, tienes que mojarte la polla para que baje mejor el pellejo.

– Te veo a ti que te escupes en la mano, pero me da un poco de asco-me respondio.

– No seas tonto, asi notas como si te la chuparan.

-¿Y eso mola?- me pregunto.

-Ya verás si mola, vente a mi cama.

En una fraccion de segundo, tenia a mi harmano, desnudo, en mi cama, pegado a mi y con la polla bien tiesa.

Le pedi que cerrara los ojos y tras babearme bien la mano, le coji su polla y empece a masturbarlo.

Al notarlo, se aparto un poco, pero al sentir como le agarraba el capullo subiendo y bajando despacio por la base. me dejo hacer. Con mi húmeda mano iba pajeandolo cada vez mas fuerte. aquello me ponia a mil y casi que gemia yo mas que el. Cesar gritaba mi nombre y me pedia mas velocidad.

En lugar de eso pare la paja y aprovechando que seguía con los ojos cerrados. me meti toda su polla en la boca.

-Ufff, David, asi mucho mejor- me dijo, pero todavia no sabia que se la estaba chupando.

Cesar cada vez gemia mas fuerte, su polla se ponia aun mas dura, era evidente que iba a correrse.

Me saque su rabo de la boca y le dije:

-Ahora biene lo mejor, ya veras cuando te corras como gozas mas.

-¿Vas a seguir hasta que me corra? – me pregunto abriendo los ojos.

Por suerte yo me habia incorporado y como tenia su miembro en la mano, no sospecho nada.

Con mi otra mano, le cerre los ojos:

-Confia en mi hermanito correte sin miedo, pero hazme caso, no abras los ojos, así gozaras mas.

-Que buen hermano eres. -contesto.

Me volvi a amorrar, me metia toda su polla en la boca, intentando que no me provocara arcada, para no delatarme, Al minuto, senti como su verga se hinchaba, Cesar movia la cadera arriba y abajo, follandome la boca sin saberlo. Entre fuertes gemidos, note como inundaba mi boca con su leche caliente, fueron al menos 6 o 7 chorros enormes de semen. Le segui chupando hata que empezo a desincharse.

– Ya puedes abrir los ojos.-Le dije.

Los ojos de Cesar eran puro agradecimiento, se abalanzo sobre mi en un abrazo.

-Muchas gracias David, a sido la mejor experiencia de mi vida.

Se dispuso a volver a su cama, pero antes miro mi mano:

-Jolin, si que te has limpiado pronto mi leche, tienes la mano limpia.