Lo cierto es que jamás imagine que haría algo así, pero le di el regalo más guarro a un lector. Una tanguita sudada, con mucho olor a mi coñito y llena de restos de mis aventuras

Desde que publiqué mi primer relato muchas cosas divertidas han sucedido en mi vida. He conocido a muchos hombres y algunas chicas que me envían mails para intercambiar conmigo sus fantasías sexuales o para enviarme sus fotos. Ha sido muy emocionante para mí estar en una reunión de trabajo y …