Mi prima se pone bastante celosa de mi novio

Tras mi encuentro con Camila me di cuenta que estaba comenzando a salir con un chico y nuestros encuentros sexuales cada vez iban disminuyendo más y era que yo sabía que lo de ella sólo era un calentón de verano, cuando comenzamos a clases, nos veíamos como antes pero ella sólo ponía atención a su teléfono, yo sabía lo que sucedía, estaba enamorada, con el pasar de los días me lo confirmó, nuestros encuentros acabaron y yo decidí abrirle las puertas al amor, acepté ser la novia de “Moisés”, mis padres no me dejaban tener novio y yo no les prestaba atención, con Moisés nuestra relación era sólo por las redes sociales, me alejé mucho de mi prima, prefería dormir en mi cuarto y mantener distancia. Un día decidí escaparme de la secundaria para poder conocer y visitar a Moisés puesto que ya teníamos 6 meses de noviazgo, le dije a mi padre que no salía aún porque él era quien me pasaba a recoger y llamé a Moisés que tan sólo me llevaba 3 años, llegó en un taxi y fuimos a su casa, pasamos al cuarto, se sentó al frente de mi y me piró fijamente.

-Eres hermosa, más de lo que esperaba
-Gracias mi amor-dije mientras me sonrojaba
-No hay de que- dijo mientras se acercaba lentamente y rozaba sus labios con los míos.

Seguí su beso y poco a poco la ropa iba disminuyendo, la respiración se iba acelerando y las miradas de lujuria aumentaron, cuando estuvimos desnudos, me recostó en la cama, flexioné mis piernas y las separé un poco.

-Woooow, joder, tu vagina es super grande-dijo mientras dirigía su mano a ese lugar
-Que penaa-dije mientras cerraba las piernas

comenzó a reírse y a besarme nuevamente, cuando estuve más calmada, comenzó a mover mi clítoris y mis gemidos se escuchaban levemente en todo el cuarto, dirigí mi cabeza a su erección, lo metí en mi boca y comencé a succionarlo, sus gemidos se escuchaban y eso me ponía muy caliente, saqué su polla de mi boca y le pasé la punta de la lengua por el glande para luego volver a succionarlo y pegar mi nariz de su pelvis,el se dio la vuelta y se salió de mi boca para luego dirigir su pene a mi vagina y de un sólo golpe penetrarme, grité por la sorpresa y porque aunque estaba bien lubricada, me había dolido, soy muy estrecha, su penetración iba aumentando y sin esperar mucho acabó, dejándome con el mismo calentón que pillé cuando nos estábamos besando, me vestí y él me llevó a la secundaria, ahí mi padre pasó a recogerme y tuve que masturbarme para poder bajar un poco de mi calentón, luego de eso le terminé. Le conté a mi prima lo sucedido y estaba molesta porque quería que yo sólo fuera de ella pero arreglamos las cosas follando…

El próximo relato será sobre un viaje a casa de mi tío que acabó con otro en mi lista.