Me ordena irme al asiento de atrás y tomo su verga apenas sube encima de mi

El día siguiente era domingo, desperté tarde con una mezcla de resaca física y hasta cierto punto moral, a pesar de que había gozado la noche, creía que me había excedido en los riesgos que había corrido, no necesariamente me arrepentía de lo que había hecho, pero seguramente en otro entorno pudiera haberme comportado distinto; no pienso mucho cuando me caliento tanto.

A pesar de todo, la verdad es que siempre este tipo de experiencias las disfruto al máximo, lo había disfrutado y mucho, sobre todo lo que más me gustaba era todo el proceso que viví en la calentura previa.

Esa noche dormí solita desnuda en mi cama, la verdad es que siento un cierto placer en ese tipo de mañanas, sola, sin pendientes, con todo el tiempo del mundo, no son muchas las veces que tengo ese tipo de espacio y cuando sucede suelo disfrutarlo.

Me preparé cualquier cosa para comer en la cama y así desnuda regresé a la misma, tomé mi computadora empecé a vagar por la red, una cosa llevó a la otra y al poco tiempo ya estaba leyendo relatos eróticos, una no es de palo, al contrario, es por demás fogosa y pues después de un rato de estar leyendo ya estaba calientita y desnuda tocándome por debajo de las sábanas. Me excitan mucho los relatos que escribe mi amiga Brenda así que releí algunos mientras me tocaba muy rico, luego vi varias veces un video que me encanta en donde se la están cogiendo y veo sus nalgas moverse al ritmo de la música uff eso me tenía a mil.

La verdad tenía un largo tiempo en este proceso, caliente, tocándome, pero sin terminar, yo misma estaba retrasando la corrida, no sé por qué pero quería seguir así calientita sin terminar mientras leía, veía y hasta escribía.

Me tocaba despacio, sin prisas, no me masturbaba en todo el sentido de la palabra, eso me daba oportunidad de disfrutar el momento y seguir alimentando poco a poco mi calentura, incluso escribí las primeras líneas de esta historia mientras todo esto pasaba.

Llevaba ya un par de horas en todo este proceso, cuando empecé a necesitar terminar, así que me enfoqué en algunas de las cosas que me calentaban y volví a disfrutarlas en mi computadora, en eso estaba cuando mi teléfono me notificó que tenía un nuevo mensaje:

– Buenos días señora, como amaneció mi cliente más bonita? Solo quería desearle buenos días y felicitarla nuevamente por su compra

Ufff justo en el momento oportuno, otro mensaje sin nada de malicia, pero en ese momento parecía el mensaje más perverso de un macho a su puta, me prendí una barbaridad, aceleré el ritmo y terminé riquísimo

– Ahhhhhh, mmmmmmm ayyyyyyyyyyyy¡¡¡¡

A pesar del orgasmo tan delicioso que acababa de tener seguía extremadamente caliente, todo conspiraba a favor del joven vendedor, la ausencia de mi marido, lo sucedido un día antes, lo que había estado leyendo y viendo en los minutos previos y sobre todo su inocente mensaje.

Quería jugar un poco con él, quería invitarlo sutilmente a que me faltara al respeto, pero sin ser evidente, que él mismo se animara y pensara que llevaba cierta iniciativa.

Se me ocurrió una idea que modestia aparte creo que era muy buena, así que le contesté su mensaje con la misma cortesía:

– Buenos días, gracias por el comentario y gracias por las felicitaciones, sí ahora estoy emocionada imagínese cuando me entreguen la camioneta¡¡

Este mensaje no tenía la menor importancia, lo importante del plan era lo que estaba por venir, de inmediato escribí un nuevo mensaje que decía:

– HOY SI PUEDO VERTE MI MARDO NO ESTÁ¡¡¡

El segundo mensaje se prestaba a distintas interpretaciones, pero la más clara tenía un notable contexto de infidelidad, entonces rematé la estrategia con un tercer mensaje:

– Ay perdón me equivoqué, el segundo mensaje no era para usted, que pena, me confundí toda.

Evidentemente todos los mensajes eran para él, solo quería sembrarle una fuerte duda del tipo de mujer con quien estaba hablado, a los ojos de cualquiera esta chica tenía fuertes posibilidades de ser una puta infiel a su marido, y aunque el texto no era cierto, era una verdad innegable que ésta era una puta que le encantaba coger con su marido y con otros.

Me daba mucho morbo y curiosidad esperar la respuesta del muchacho; que me iba a responder? Qué estaba pensando? Que cara puso cuando vio el mensaje?

Todas estas cosas acrecentaban mi calentura, su respuesta no fue inmediata y todo esto sólo alimentaba mi desesperación, mi curiosidad y mi calentura.

Después de algunos minutos, por fin llegó un mensaje, el corazón se me salía por el pecho y mis pezones estallaban por la calentura:

– No se preocupe son errores que pasan; pero si su marido no está yo también puedo hacerle compañía

La estrategia había funcionado¡ a partir de ahí veríamos como se daban las cosas y si podía convertir a este joven caballero en un macho que sabe tratar a una puta, creía saber cómo debía comportarme, sería complaciente y coqueta, pero no sería puta, la intención era escuchar de todo, hacerlo hablar, no mostrarme ofendida, pero por mi parte yo responder de la manera más natural, no usaría lenguaje vulgar ni cariñoso con el tipo, él tendría que pensar que él me cazaba a mí, cuando sucedía todo lo contrario.

– Gracias hoy ya tengo planes, tal vez otro día con gusto

– Lástima y no puede cancelar sus planes?

– No es una cita muy importante y necesaria

– Bueno pues si me necesita ya sabe que cuenta conmigo

– Siempre es bueno tener gente con esa disponibilidad, se lo agradezco

En ese mismo tono habría de comunicarme con él en los próximos días, ni aceptaba ni negaba mi posible infidelidad, eso sí siempre contestaba natural y coqueta.

Durante todo el día estuvo mandando mensajes así que no puedo replicar todos, solo he de decir que poco a poco el chico se estaba soltando y el pobre ingenuamente pensaba que estaba conquistándome, en alguno de los mensajes me decía cosas como:

– Y su marido está de viaje?

– Si estoy solita metida en la cama

– Y no necesita compañía? Va a estar muchos días fuera?

– Siempre se necesita la compañía por eso tengo cita hoy; si, va estar algunos días fuera

– Pues si necesita un hombre en su casa sabe que cuenta conmigo, ya sabe que hay cosas en casa que sólo puede hacer un hombre

– Si, en eso tiene razón hay cosas en las que solo los hombres le pueden ayudar a una.

– Pues ya sabe que cuenta conmigo

– Se lo agradezco igual y le voy a tomar la palabra, ojalá que luego no sean solo palabras y si cumpla

– Créame que estoy listo para lo que se necesite, creo que tengo las habilidades físicas y manuales necesarias para ayudarle con cualquier problema que tenga en casa

– Mmm es bueno saberlo porque luego a uno se le ofrece cada cosa, que no cualquiera puede sacar adelante la tarea

Conforme fue pasando el día las conversaciones se siguieron dando, algunas más coquetas otras más serias, a veces pasaba un poco más de tiempo en las respuestas a veces eran más inmediatas.

Se llegó la tarde/noche y decidí continuar con el juego, le dije a mi amigo que estaba arreglándome para salir, en la plática le decía que estaba indecisa entre que vestido usar, la conversación fue más o menos así:

– Y que llevará puesto?

– Estoy indecisa entre un vestido blanco y uno rojo

– Mm me encantaría ayudarla

– Y como sería eso

– Me puede mandar fotos?

– Claro que sí, espere un momento

Sabía lo que el tipo quería pero yo seguía en mí mismo plan de apertura y naturalidad, con toda intención de divertirme le mandé fotos, pero solo de los vestidos sobre la cama.

– Que le parece?

– Así es muy difícil ayudarla

– Mm lástima, me hubiera ayudado mucho una opinión masculina

– Creo que podría ser de mayor utilidad si me enseña fotos de los vestidos en uso, no en la cama

– Ahh ok, creo que tiene razón, espéreme por favor un rato

Decidí seguir divirtiéndome, como había comprado los vestidos por internet, tenía las fotos de las modelos usando ambas prendas, así que esas fueron las fotos que le mandé

– Aquí están las fotos, me dice que le parecen

Hubiera pagado por ver la cara del muchacho al ver el mensaje y la decepción al ver las fotos de las modelos en lugar de la mías; a pesar de ello nunca perdió la compostura:

– Si está mejor, y ya me doy más idea, pero creo que hay una forma en la que aún puedo ayudar mas

– Ahh ok, dígame entonces

– Sabe que siempre es mejor ver la prenda en el cuerpo de la persona que se va a usar, digamos que su cuerpo es distinto

– Distinto cómo?

– Me refiero a que usted tiene más curvas

– Ahh y eso es piropo, crítica o queja

– Es un piropo por supuesto, su cuerpo es una delicia, me encanta

– Ah que lindo muchas gracias

– Entonces aun le interesa mi ayuda?

– Claro que si

– Me puede mandar entonces las fotos, le prometo que seré de ayuda y le daré mi opinión sincera

– Si claro, espéreme un rato

Por fin decidí complacerlo, ambos vestidos eran de escándalo, imposible usarlos en la ciudad donde vivo, sólo los uso cuando salgo con mi marido a la playa, ambos eran muy entallados de material muy delgado imposible de usar con ropa interior sin que se notara

El vestido rojo era más corto, estaba casi seguro de que sería el elegido, tomé las fotos y de inmediato se las mandé, nuevamente hubiera pagado por ver su cara al ver por fin mis fotos en esa ropa tan sexosa

– Woow se ve usted espectacular¡¡¡

– Gracias favor que me hace

– Eso quisiera

– Perdón?

– Nada, que me gustaría verla en persona

– Bueno pues ya habrá oportunidad

– Segura?

– Si claro, nos hemos visto seguido

– Pero no vestida así

– Ahh se refiere a eso, es que así me visto para salir

– Pues la invito a salir

– Bueno hoy tengo compromiso

– Otro día?

– Otro día nos ponemos de acuerdo, pero no me dijo que opinaba

– Ah si, seguro el rojo¡¡

– El rojo será¡¡

Al poco rato me despedí, diciendo que debía retirarme a mi cita ficticia, por ahora había sido suficiente, poco a poco hacía que el chico se manejara mejor y en el inter yo lo gozaba bastante.

Los días pasaron y el muchacho no dejaba de escribir, entre cosas de la compra pero sobre todo en ánimos de coquetearme, los mensajes fluían durante el día y yo seguía en mi misma estrategia, apertura, naturalidad pero sin decir puterias.

En materia de negocios, esa semana concluimos con la papelería y pactamos como fecha de entrega el sábado.

Como podía contestaba, durante el día era más difícil, pero por las noches no dejaba de buscarme, en la plática el tipo me preguntó si tenía disponibilidad de salir y sistemáticamente me negué, quería primero tenerlo en el lugar que quería, aun no estaba segura si podía sacarle lo cabrón, aunque cada vez estaba más cierta de lograrlo.

El jueves me invitó a salir y le dije que tenía compromiso, me preguntó que con quién y solo le dije que era con la misma persona con la había salido el domingo, no dije nombre ni sexo de mi acompañante, seguí jugando mi juego en las mismas condiciones de siempre.

Por la noche de ese jueves me escribió nuevamente antes de mi cita ficticia

– Ahora no necesita ayuda con el atuendo?

– Claro siempre ayuda el punto de vista masculino

– Cuáles son las opciones?

– Ahora quiero usar unos conjuntos que son de una pieza pero de abajo son shorts, uno es un jumpuiste muy entallado y el otro es un overol de mezclilla.

Ambas piezas eran cortas y entalladas, solo que el jumpsuite se usaba como una sola pieza y el overol debía de usarse con una blusa en la parte de arriba, el overol era de tirantes, si se usaba sin blusa era de escándalo, las tetas quedaban muy expuestas.

– Mándeme las fotos y le doy mi opinión

– Claro corazón, te las mando

Estábamos avanzando, ordenó, no pidió; la respuesta, sumisa y cariñosa, esperaba que se hubiera dado cuenta y siguiera por ahí.

Fui a cambiarme y a tomarme las fotos, a los pocos minutos regresé con mi admirador y le mandé ambas fotos, poco a poco el tono estaba cambiando:

– Wooow mamita que buena estás¡¡¡

– Gracias mi vida, entonces cuál de los dos?

– Quiero ver el overol sin el top

– Ok

Sin el top la prenda era inutilizable y ambos lo sabíamos, pero ese no era el punto, me tomé una foto y mis senos apenas se cubrían, luego fui más allá, desbroché uno de los tirantes y me cubrí una de mis tetas con una mano, estaba hecha una puta y me encantaba.

– A ver qué le parece

– Mmm que ricas tetas

– Gracias corazón

Por fin hablábamos de que estaba buena y por fin se refería a mis tetas, lo tenía donde quería y me encantaba,

– Bueno pues creo que el overol con el top es la mejor opción

– Verdad que si? yo pienso lo mismo, debo de agradecer por tener tanta disponibilidad para ayudarme

Nuevamente y de manera sutil dejaba ver mi espíritu de sumisa en materia sexual, una vez tomada la decisión de que iba a “usar” me despedí porque debía de dirigirme a mi “cita”.

Después de la conversación estaba muy excitada, así que me toqué delicioso mientras recordaba y releía los mensajes, sobre todo leía y leía el “que ricas tetas” seguro me lo han dicho muchas veces pero ahora representaba un triunfo a mi ego y sencillamente me excitaba muchísimo, no tarde en tener un orgasmo delicioso.

– Ahhhhh¡¡¡¡¡ mmmmmmm¡¡¡¡ ayyyyyy¡¡¡¡¡¡

Al día siguiente ya tenía al muchacho desde temprano enviando mensajes, era viernes y tenía un día muy ocupado, así que no pude hacerle mucho caso, con todo ello, le inventé la historia de que ese noche llegaba mi marido; saliendo de la oficina y apenas llegando a mi casa ya me escribía.

– Y piensa hacer algo especial hoy? Van a salir?

– Especial si, salir no¡¡¡

Quería provocarlo y sabía que era un asunto bastante sencillo de lograr

– Ah sí y eso?

– Pues ya lleva varios días fuera y es necesario darle un buen regalo

– Y cuál es ese regalo?

– Pues yo¡¡¡

– Que rico¡¡ qué suerte¡¡

– Si verdad¡ ya tengo casi listo lo que voy a usar¡

Sabía perfectamente cuál iba a ser su respuesta, es más la esperaba y la deseaba

– Que bien¡ y se puede saber qué es?

– Si, algún conjunto de ropa interior muy sexy, así pienso abrirle la puerta cuando llegue, lo voy a hacer tocar la puerta porque no trae llave y así le voy a abrir

– Quiero verlo

– Aún no sé cuál voy a usar cariño, tengo dos opciones, me ayudas a decidir corazón?

– Mándame las fotos en la posición más sexy que puedas

– Si corazón

Ufff que calentura y que morbo, fui por el par de conjuntos más sexys que tengo, se me veía todo, el culo, las tetas, uno era rosa y el otro negro, los dos minúsculos, bien metidos en mi culo, dejaban todo mi enorme trasero a la vista, además la tela era tan fina que se adivinaban mis pezones con gran facilidad.

Con rapidez me tomé las fotos, me tomé varías en las posiciones más sexis que pude improvisar, abriendo las piernas y sacando el culo.

En cuanto pude, regresé a su encuentro, me urgía seguir con este juego cachondo y morboso; mandé las fotos y esperé respuesta los segundos de espera se hacían horas, estaba excitada y caliente esperando su respuesta, por fin llegó el mensaje que esperaba:

– Estás buenísima, se me paró la verga¡¡

Algo tenía este cabrón que me estaba calentando bastante, no me decía nada que no haya oído mil veces, el tema fue como se dio todo el cambio, como lo estaba convirtiendo sin que él supiera en un macho; VERGA, por fin decía esta hermosa palabra, no puedo describir lo mucho que me calenté, aún faltaban varias por pronunciar y sabía que iba a lograr que las escribiera sin pedirlo yo, la mejor y la más ansiada, hacerlo que me dijera PUTA.

De las cosas que me excitaban del juego era mi actitud, sabía que podía hacerlo avanzar más rápido si me comportaba más puta, pero no quería hacerlo así, quería seguir en este juego en donde yo sólo escuchaba no me ofendía pero no incitaba de más. Así que en ese sentido debía de rectar mi mensaje de respuesta:

– Qué lindo, qué buena noticia, entonces creo que tendrán el efecto deseado

Podía y deseaba haber contestado, “que rico papi” “mmm por qué no me dejas verla rey” “me encantaría estar ahí mamándotela amor” y seguro con eso lo haría avanzar más rápido, pero en lugar de eso me comporté distinto y esperé los resultado.

– Que buenas tetas y que rico culo así empinadito

Mmm que morbo y que delicia, otro mensaje rico, ahora una nueva palabra se asomaba por fin, se refería vulgarmente a mi enorme trasero y me encantaba¡, para entonces ya estaba ardiendo, estaba tirada en la cama con las piernas abiertas y tocándome con pasión

– Que amable, bueno pues así pediste las poses cariño

– Lo sé pero se ve a kilómetros que te encanta

– Me encanta qué corazón?

Al escribir esto ya me tocaba con mayor intensidad, estaba muy cerca del orgasmo y sabía que mi nuevo admirador ya estaba fuera de sí

– Vestirte como puta

Por fin la palabra deseada se refería a mi como lo que era y como debía de haberse referido a mi desde el primer día, aunque seguramente si lo hubiera hecho así no hubiera logrado calentarme sino todo lo contrario, ahora llegaba en el momento justo, en el momento más deseado, la palabra me generaba casi el mismo placer que el que me hubiera generado un verga negra de 20 cm de largo y 18 de ancho taladrándome la conchita por media hora, así de intensa era la sensación, estaba ardiendo me tocaba con pasión, como pude tomé el teléfono y solo conteste:

– Dame un segundo amor

Entonces aceleré el ritmo mientras veía las palabras VERGA, TETAS, CULO y sobre todo PUTA¡¡, tuve entonces un orgasmo delicioso que se alargó por varios segundos, solita en casa gemí a placer mientras terminaba

– Ahhhhhh mmmm ayyyyy que rico papi¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

En cuanto pude recobrar la compostura regresé a la conversación:

– Perdón tuve que atender un asunto de urgencia, en qué estábamos corazón?

– Decía que te encanta vestirte así

– Ah si pues creo que a todas las mujeres les gusta vestirse sexy alguna vez

– Si pero a ti no solo te gusta vestirte sexy, te encanta vestirte como puta

Se veía que el tipo estaba fuera de sí; envalentonado y seguro de que sus palabras no iban a ser tomadas como ofensivas

– Ahh a eso te refieres amor, si tal vez si

– Si qué?

– Si me gusta vestirme así mi cielo

– Como?

Quería que yo lo dijera, pero por el momento me encantaba que el juego siguiera así

– Como tu dijiste cariño

– Quiero que lo digas

– Mm que quieres que diga corazón

– Que eres una PUTA

Otra vez la palabra y otra vez el orgasmo a flor de piel, no había dejado de tocarme y ahora volvía a acelerar el ritmo, repetí entonces la misma dinámica

– Un segundo amor ya regreso

Y me toqué como desesperada, como la perra en celo que soy, no sé dónde sacaba fuerzas para no pedirle que fuera a mi casa y me violara como la puta mama vergas que soy, creo que no lo hacía porque lo que estaba sintiendo era tan intenso como una cogida.

A los pocos segundos de masturbarme, como zorra volví a terminar

– Ahhhhhh uyyyyyyy rico¡¡¡¡¡¡

Regresé al teléfono porque la conversación que tenía pendiente era “muy importante”

– Ya volví perdona cariño, es que de repente me surgen necesidades que atender; me decías?

– Que eres una puta

– Creo que todas las mujeres lo somos un poco

– Pero tú eres muy puta

– Te parece corazón?

– Estoy seguro

– Ok entonces tal vez lo soy, pero me lo tienen que sacar mi vida

– Y yo ya te lo saqué?

– Tu estas cerca papi, ya me tengo que ir, te mando besos ricos, póntelos donde quieras papito

– Me los voy a poner en la verga, puta

– Pues si ahí te lo quieres poner por mi está bien son tuyos papi

Como pude me controlé, no sé bien por qué, porque realidad nada me impedía coger como lo merecía y como lo deseaba, al final decidí no hacerlo por ahora, sabía que el día siguiente vería de nuevo al muchacho y me daba mucho morbo el ver cómo me trataría después de todo lo sucedido, creo que eso era una de las razones por las que me comporté de esa forma.

Eso no impidió que siguiera tocándome y calentándome, pasé varias horas antes de dormir, leyendo y escribiendo estos textos, estaba lista para ver a mi nuevo admirador al día siguiente y ahora podría espera cualquier cosa.

Como era de esperarse el sábado por la mañana amanecí caliente y ansiosa por todo, era un día lleno de emociones, primero me iban a entregar mi camioneta nueva¡, segunda iba a ver a mi nuevo admirador, iba a ser la primera vez que lo veía después de lo sucedido hace justo una semana, y todos sabíamos cómo habíamos cambiado las cosas desde entonces y tercero mi marido llegaba esa noche, así que lo más probable era que ese día estrenara camioneta y cogiera, además con la camioneta que quería y seguro un verga que me encantaba (no estaba seguro de que era la que más quería pero me encantaba), no podía haber un mejor panorama.

Justo al levantarme ya tenía un mensaje de mi admirador para informarme sobre nuestra cita:

– Hola buenos días, hay que pasar por la camioneta a partir de las 2:30 pm, la están preparando y no la pueden entregar temprano

No sé qué habrían de prepararle si era nueva, además la Agencia trabajaba el sábado solamente medio día, así que me pareció muy tarde, esperaba que no hubiera problemas con la entrega porque a esa hora todos ya se quieren ir y cualquier problema retrasaría la entrega hasta el lunes.

– Ok corazón, te veo más tarde

Como la entrega era más tarde de lo esperado, me tomé mi tiempo, hice ejercicio, desayuné, me metí a bañar y duré un buen rato alistándome, ya que no sabía a qué hora iba a desocuparme, comí algo ligero después de arreglarme; me alisté y comí en tanguita, creo que no quería ponerme el vestido lo dejé hasta el final, sospechaba que en cualquier momento iba a recibir una instrucción o petición de cómo debía ir vestida; no me equivocaba, como a la 1:30 recibí un mensaje:

– Como vas a venir vestida hoy putita?

– Mm no sé papi, estaba esperando que tú me dijeras que querías ver

– Así me gusta putita, tengo muchas ganas de ver ese culote y esas tetotas vestida como la puta que eres

– Ok papi y que se te antoja

– Se me antoja el vestido rojo perrita

Ya estaba caliente y apenas empezaba esto, pensé bien mi respuesta y me gustó mucho lo que le contesté:

– Ok papi, pero si me permites opinar, el vestido rojo ya lo viste aunque sea en foto, me gustaría enseñarte alguna prenda mas, tengo muchas, es una idea, pero si quieres el rojo, te complazco con gusto mi rey

– Me parece una buena idea, cuales son las opciones?

– Pues tenía en mente unos leggins muy apretados con una blusa cortita o un vestidito, quieres ver las fotos corazón?

– Obviamente, tengo que decidir cómo quiero verte putona

– Es cierto, perdón papi, ahora te las muestro

– Apúrate zorra

– Si papito espera solo un rato

Estaba ardiendo, no sabía si masturbarme o sacarme las fotos, como dije ambas eran prendas bastante sugerentes, pero estaba segura que el vestido sería el elegido, tomé las fotos y las envié, a los segundos me respondió:

– Usa el vestido puta

– Claro papi como ordenes, te veo al rato

– Bye

– Bye

Ya traía el vestido puesto, así que solo me puse tacones altos, bastante perfume, una tanguita, sin bra y me dirigí al encuentro de mis dos excitaciones del día, mi nuevo auto y mi nuevo admirador.

Durante todo el trayecto a la Agencia mi emoción y mi excitación fueron en aumento, ese doble gusto por estrenar auto y por exhibirme me tenía a mil

Llegué por fin a mis destino y un tanto para mi sorpresa mi admirador me recibió muy serio, desdé que me bajé de mi viejo auto capté miradas una barbaridad y como no hacerlo si iba vestida como una auténtica zorra, el vestido apenas cubría mi abundante trasero y mis grandes tetas, todo se salía por todos lados.

Sin embargo mi vendedor demostró una cierta frialdad, sus ojos no mostraron asombro, no me devoraba con la mirada y me hablaba de manera muy respetuosa. Como sospechaba era ya muy tarde para ser sábado y al poco rato de estar ahí pude ver cómo la gente se empezaba a retirar.

Finalmente completé los pocos trámites que faltaban, entregue la ficha de depósito del pago y entregué la llave y factura de mi auto viejo, estaba todo listo para que por fin estrenara coche¡

En eso mi nuevo admirador me estrecha la mano y me dice:

– Felicidades señora ya tiene usted su nueva camioneta

No sé si darle la mano o abrazarlo, estoy un tanto confundida por el juego, yo que siempre había estado en control de la situación ahora no tengo idea de cómo comportarme, al final decidí comportarme como lo que era, una puta que buscaba a su macho y no le daba pena mostrarse y mostrar que estaba deseosa de verga, así que rechacé el saludo, me lancé a su brazos y le di un pequeño beso y un abrazo apasionado, que sé, dejó asombrados a muchos presentes, sobre todo porque a pesar de mis tacones me puse de puntillas para corresponderle a mi hombre y mi trasero o gran parte de él quedo al descubierto ya que mi corta falda o mini falda apenas si cubría su enormidad.

Entonces mi amigo me pidió que lo esperara un rato porque debía de encargarse de entregar mi coche viejo al área de autos usados y al mismo tiempo recoger las llaves de mi nuevo auto, estuve algunos minutos esperando, en vez de sentarme, decidí caminar y seguir viendo autos, no por otra cosa sino por el deseo de seguirme exhibiendo, en esos minutos prácticamente la totalidad del personal estuvo saliendo y pude ver como hombres y mujeres se detenían a sus paso para admirar o condenar la manera en la que me había presentado en el lugar.

Al final mi vendedor regresó y aún en su tono serio y respetuoso me dijo

– Como le dije la semana pasada, su camioneta ya no está en exhibición, la tenemos en un depósito en la parte de atrás; me acompaña por favor?

Como yo ya había decidido que rol jugar en el juego, mi respuesta se ciñó a esa decisión:

– Seguro papi, como ordenes

Caminamos a la parte de atrás del inmueble y durante todo el camino traté de mantenerme cerca de él y limitar el espacio entre nuestro andar, mi rol era evidente y el suyo también, de a poco había transformado su comportamiento en el de un macho y me encantaba. Durante todo el camino pude darme cuenta que en todo el lugar no se encontraba un alma, empecé a sospechar de las intenciones del tipo para citarme a esa hora y llevarme a ese lugar, en todas mis compras siempre me habían entregado el auto en el piso de exhibición

Llegamos por fin donde se encontraba mi nueva camioneta y estaba hermosa, era grande, poderosa y negra, justo como me gustan las vergas, oscuras, grandes y poderosas, ambas cosas despiertan en mi un gusto, un deseo y un placer enorme.

Estaba caliente y emocionada, al llegar a ella mi vendedor me abrió la puerta y aún con cierto aire de seriedad me dijo:

– Pude notar que la semana pasada revisó algo en esta parte del vehículo, no sé si antes de subirse quiera revisarlo nuevamente para cerciorarse que todo esté de acuerdo a su gusto señora putita.

Mmmm me encantaba, el tipo quería recrear la escena de la semana anterior en donde le empiné el culo y prácticamente se lo puse a la altura de su verga, no era yo quién para negarle tal placer, es mas era yo quién iba tener el mayor placer, me encanta enseñar mi culito.

Repetí entonces el movimiento y con lo corto de mi vestido, mi enorme trasero quedó al aíre, estuve un rato en esta posición disimulando buscar algo pero en ese inter movía generosamente mis grandes nalgas a sabiendas que esta era la verdadera intención de la petición.

En segundos mi amigo ya estaba manoseándome mi prominente culo, yo me hacia la disimulada mientras el tipo se daba a gusto

– No sabes las ganas que tenía de tenerte así putita

– Ahh si papito? Así como corazón?

– Así empinadita y moviéndome el culo

– Mmm que rico papi? Te gusta lo que ves papito? Te gusta mi culito?

– Me encanta perrita

Así busco su verga aún por encima del pantalón se siente de buen tamaño, entonces le restriego mi enorme trasero sobre su verga, de esta forma estoy un rato solamente moviendo el culo bien pegado a su cuerpo, simulando así el movimiento que hago cuando le bailo sexy a algún amante, seguro me veía bien puta, con el vestido levantado, sacando las nalgas y restregando el culo contra la verga del tipo.

Luego de un rato me toma de la mano y me ordena irme al asiento de atrás, me indica que me suba al coche, lo hago y él se sienta enseguida mío y de inmediato busco su verga, lo beso entonces con pasión, mientras que de manera acelerada, desabrocho su pantalón y saco rápidamente su verga, de inmediato comienzo a mamarla.

Le mamo la verga con prisa, me la meto toda, le acaricio los huevos y juego con mi lengua, él manosea mis tetas, me encanta, luego me incorporo y rápido me desprendo de todo, el cabrón me toma las tetas, las chupa y las muerde, las usa a placer, la excitación es intensa, me encanta y comienzo a gemir.

Me pone en cuatro patas, y el morbo es intenso, en esa posición si alguna persona llegara a estar por ahí fácilmente podría verme, si fuera el caso yo quisiera exhibirme y en vez de poner mis manos sobre el asiento y estar en la posición tradicional, me levanto un poco, así la rodillas siguen sobre el asiento pero mis manos se apoyan en el cristal de la puerta, es perfectamente visible mi cara y mis tetas, trato de sacar el culo lo más posible para facilitarle la tarea, me embiste y siento su verga, grito de placer.

– Ayy que rico¡¡¡¡ mas¡¡¡ mas¡¡¡¡ así¡¡¡ así¡¡¡

– Te gusta?

– Me encanta¡¡¡ que rica la tienes¡¡¡¡ te gusta mi culo papi???¡¡

– Si

– Y mis tetas????

– Si

– A mi me encantan¡ puedes usarlas a tu antojo mi rey¡ Te gustó mi atuendo papi??

– Te veías bien rica

– Como me veía?

– Bien puta

– Ahhhhhhhh uyyyyyy Me encanta verme así¡¡,

– Ya te saqué lo puta?

– Si papi

– Sí qué perra?

– Ya me sacaste lo puta cabrón ahhhhhh¡

– Y que es lo que eres?

– Una puta cabrón ahhhh una pinche puta mama vergas¡¡¡¡

Y tuve un orgasmo delicioso, me encantó hablar así, por fin podía expresarme como realmente me gusta, como la sucia puta que soy¡¡¡

– Ya terminaste puta?

– Si mi amor, es que estaba bien caliente, dame más¡¡¡sabes una cosa? Estoy casada con un pendejo que no me cumple

– Como es posible con esa nalgotas

– Ahh ¡¡ si tú crees? No aprovecha este culo¡¡ tómalo papito, apriétalo, nalguéame¡¡

La petición no tarda mucho en cumplirse, me pega un par de nalgadas fuertes, de macho, grito entonces:

– Siiii¡¡¡ que rico¡¡¡

– Te gusta zorrita?

– Si me encanta ohhhh, ahhhh, más mas¡¡¡ dame dame¡

– Así te gusta? y que se quieres que te haga perra?

– Nalguéame déjame el culo rojo¡¡

No tarda en hacerlo, se ve que le gusta el sexo salvaje y a mí también sé que está por terminar con tanta intensidad, calentura y morbo es imposible aguantar mucho

– Por favor termina en el asiento, quiero tener tu lechita cada vez que me suba a mi camioneta¡

Se ve que le encanta que sea tan perversa, hace lo que le pido, al terminar tomo su leche del asiento y solo con la punta de mi lengua y en cuatro patas me la como toda, luego busco su verga, quiero mamarla así mojada y limpiarla también, después besó a mi hombre con pasión, le tomo de la nunca y le digo:

– Sigo caliente papi, que rico me diste, necesitaba una cogida como esta, por qué no nos vamos a mi casa y me usas a tu antojo; pídeme lo que quieras

Nos vestimos y nos dirigimos a mi casa, mientras él maneja, le sacó la verga, lo masturbo y se la mamo mientras maneja

Al llegar a la casa apenas al entrar por la puerta, lo tomo de inmediato y la planto un beso intenso

– Sácate la verga cabron¡¡ quiero tener ese rico pedazo de carne para mi

Se la saca y esta divina, me pongo de rodillas, me saco las tetas y me pongo su verga en ellas; este cabrón vino a cogerme así que solo eso importaba, al fin me la meto en la boca, que delicia, de repente se me antoja hacer algo morboso y además necesario, me levantó y le digo que me espere

Regreso con mi celular y le llamo a mi marido, para esa hora el vuelo debe estar por salir:

– Hola mi rey (yo de rodillas de frente a la verga de mi amante)

– Hola Dani, que pasa?

– Apenas me están entregando la camioneta estoy con el vendedor, me está atendiendo muy bien por cierto, me dice que se va a tardar un poco más el trámite.

– No es muy tarde? Ya deberían de haber cerrado

– Sii mmm es que está trabajando horas extras para atendermeeee

Estoy muy excitada, platico con mi esposo mientras otro cabrón está listo para cogerme como una perra, además tengo una rica verga en la boca

– Y entonces?

– Sabes que ya se me hizo tarde para alcanzar a hacer todos mis pendientes, puedes ahh mm tomar un taxi y nos vemos en casaaaa.

– Si claro, todo bien?

– Todo está muy bien¡¡

Todo esto me excita más y no puedo contener un gemido

– Ahhh

– Que pasa?

– Nada mmm es que me asuste un poco porque vi un bicho largo y grueso pero ya pasooo

Estoy caliente y él también, la situación fue súper morbosa, me lleva a la parte de arriba de la casa, se dirige a uno de los cuartos y yo solo alcanzo a decir.

– Llévame al de la derecha, ahí lo hago con mi marido

Al llegar al cuarto me pongo de espaldas le restriego mi culo en su verga y me muevo de arriba abajo, me encanta sentir una verga en mi culo, me pone cachondísima

Me lleva a la cama y comienza a cogerme, se sube arriba de mí y mientras me coge me mama las tetas, después lo volteo y me pongo yo encima, me encanta esta posición, lo cabalgo un buen rato, me agacho y le pido que me siga mamando las tetas, estoy en el cielo.

– Mas, mas, mas, que delicia¡¡ que rica verga tienes carbronnnn¡

– De quien este culo?

– Es tuyo mi rey¡

– Y estas tetas??

– Todas tuyas papacito¡¡ hay que rico me cogesssss¡¡

Nuevamente el mete y saca, me pone de espaldas, yo sigo arriba pero ahora quiere tener un panorama de mis nalgotas, a mí me encanta

– Ahhhhhhh, mmmmmmm¡¡¡¡¡¡ Si¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ que rico¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

– Ohhhhh, ufffffff, sigue¡¡¡ sigue¡¡¡ ahhhh como me gusta¡¡¡¡¡¡

– Mmmmm, mmmmm, así papi, dame

Regreso a sentarme de frente a él y yo muevo mis caderas en señal de querer más movimiento, trato de acelerar el ritmo pero él no lo hace, sé que quiere desesperarme y lo está logrando

– Dame más duro papito, más duro¡

– Como te gusta puta?

– Duro papi me gusta duro

– Que es lo que eres?

– Una puta papi

– Y vas a ser mi puta?

– Si papito ya soy tu puta, pero dame duro cabrón¡¡¡

Me muevo entonces lo mejor que puedo, con su verga bien metida en mi conchita, lo tomo de la nuca y acelero el ritmo

– Siiiii¡¡¡ así, así cabrón¡¡¡ así me gusta¡¡¡¡¡

Un vez que ha tomado un respiro vuelve a embestirme con fuerza

– Así lo querías cabrona?

– Si papi¡¡ así me gusta coger¡¡ dame dame¡¡¡

– Me encanta su culo señora Daniela

– Ahhhhh, ohhhhhh, siiiii¡¡¡¡¡¡¡ que rico¡¡¡¡¡¡¡ así así¡¡¡¡¡

Cambio de posición y me coloco como perra en celo, él se posa detrás mío y empieza otra vez la penetración, con una mano toma mi pelo y me jala y con la otra vuelve a nalguearme, literalmente me monta como a una yegua desbocada, con la mano izquierda toma la rienda (mi pelo) y con la derecha me azota las nalgas para cabalgarme más rápido.

– Ohhhhhh así, así¡¡¡ dame, dame¡¡¡

No puedo más y al primer azote termino, no puedo articular palabra y solo gimo y gimo

– Ahhhhhhhhh Uffffffffff más, más ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

– Que rico coges cabrón¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ te gusta mi culo??

– Mucho

– Pues es tuyo papito¡¡ hazme lo que quieras, estrújame¡¡ nalguéame¡¡ jálame el pelo¡¡ haz lo que quieras¡¡

– Que buenas nalgas tienes puta

– Son tuyas papi, porque eres un rey, un vergón que la tiene deliciosa¡¡¡ Ahhh¡¡¡ siiii¡ sii¡

– Tu marido la tiene así de grande puta?

– No cabrón; tú la tienes más grande (mentí)

– Y te lo hace así de rico??

– No¡¡¡ tú lo haces delicioso papi

– Pídeme que le te coja como no te sabe coger el pendejo de tu marido¡¡

– Cógeme como no me coge el pendejo de mi marido papi¡¡¡ Ufhhhhhh¡¡¡ Ahhhhh¡

– Que buena está señora putona¡¡

Y entonces tomé sus manos y las llevé a mis nalgas

– Así me querías tener cabroncito?

– Si perra

– Pues ahora lléna

SEGUNDA PARTE

El día siguiente era domingo, desperté tarde con una mezcla de resaca física y hasta cierto punto moral, a pesar de que había gozado la noche, creía que me había excedido en los riesgos que había corrido, no necesariamente me arrepentía de lo que había hecho, pero seguramente en otro entorno pudiera haberme comportado distinto; no pienso mucho cuando me caliento tanto.

A pesar de todo, la verdad es que siempre este tipo de experiencias las disfruto al máximo, lo había disfrutado y mucho, sobre todo lo que más me gustaba era todo el proceso que viví en la calentura previa.

Esa noche dormí solita desnuda en mi cama, la verdad es que siento un cierto placer en ese tipo de mañanas, sola, sin pendientes, con todo el tiempo del mundo, no son muchas las veces que tengo ese tipo de espacio y cuando sucede suelo disfrutarlo.

Me preparé cualquier cosa para comer en la cama y así desnuda regresé a la misma, tomé mi computadora empecé a vagar por la red, una cosa llevó a la otra y al poco tiempo ya estaba leyendo relatos eróticos, una no es de palo, al contrario, es por demás fogosa y pues después de un rato de estar leyendo ya estaba calientita y desnuda tocándome por debajo de las sábanas. Me excitan mucho los relatos que escribe mi amiga Brenda así que releí algunos mientras me tocaba muy rico, luego vi varias veces un video que me encanta en donde se la están cogiendo y veo sus nalgas moverse al ritmo de la música uff eso me tenía a mil.

La verdad tenía un largo tiempo en este proceso, caliente, tocándome, pero sin terminar, yo misma estaba retrasando la corrida, no sé por qué pero quería seguir así calientita sin terminar mientras leía, veía y hasta escribía.

Me tocaba despacio, sin prisas, no me masturbaba en todo el sentido de la palabra, eso me daba oportunidad de disfrutar el momento y seguir alimentando poco a poco mi calentura, incluso escribí las primeras líneas de esta historia mientras todo esto pasaba.

Llevaba ya un par de horas en todo este proceso, cuando empecé a necesitar terminar, así que me enfoqué en algunas de las cosas que me calentaban y volví a disfrutarlas en mi computadora, en eso estaba cuando mi teléfono me notificó que tenía un nuevo mensaje:

– Buenos días señora, como amaneció mi cliente más bonita? Solo quería desearle buenos días y felicitarla nuevamente por su compra

Ufff justo en el momento oportuno, otro mensaje sin nada de malicia, pero en ese momento parecía el mensaje más perverso de un macho a su puta, me prendí una barbaridad, aceleré el ritmo y terminé riquísimo

– Ahhhhhh, mmmmmmm ayyyyyyyyyyyy¡¡¡¡

A pesar del orgasmo tan delicioso que acababa de tener seguía extremadamente caliente, todo conspiraba a favor del joven vendedor, la ausencia de mi marido, lo sucedido un día antes, lo que había estado leyendo y viendo en los minutos previos y sobre todo su inocente mensaje.

Quería jugar un poco con él, quería invitarlo sutilmente a que me faltara al respeto, pero sin ser evidente, que él mismo se animara y pensara que llevaba cierta iniciativa.

Se me ocurrió una idea que modestia aparte creo que era muy buena, así que le contesté su mensaje con la misma cortesía:

– Buenos días, gracias por el comentario y gracias por las felicitaciones, sí ahora estoy emocionada imagínese cuando me entreguen la camioneta¡¡

Este mensaje no tenía la menor importancia, lo importante del plan era lo que estaba por venir, de inmediato escribí un nuevo mensaje que decía:

– HOY SI PUEDO VERTE MI MARDO NO ESTÁ¡¡¡

El segundo mensaje se prestaba a distintas interpretaciones, pero la más clara tenía un notable contexto de infidelidad, entonces rematé la estrategia con un tercer mensaje:

– Ay perdón me equivoqué, el segundo mensaje no era para usted, que pena, me confundí toda.

Evidentemente todos los mensajes eran para él, solo quería sembrarle una fuerte duda del tipo de mujer con quien estaba hablado, a los ojos de cualquiera esta chica tenía fuertes posibilidades de ser una puta infiel a su marido, y aunque el texto no era cierto, era una verdad innegable que ésta era una puta que le encantaba coger con su marido y con otros.

Me daba mucho morbo y curiosidad esperar la respuesta del muchacho; que me iba a responder? Qué estaba pensando? Que cara puso cuando vio el mensaje?

Todas estas cosas acrecentaban mi calentura, su respuesta no fue inmediata y todo esto sólo alimentaba mi desesperación, mi curiosidad y mi calentura.

Después de algunos minutos, por fin llegó un mensaje, el corazón se me salía por el pecho y mis pezones estallaban por la calentura:

– No se preocupe son errores que pasan; pero si su marido no está yo también puedo hacerle compañía

La estrategia había funcionado¡ a partir de ahí veríamos como se daban las cosas y si podía convertir a este joven caballero en un macho que sabe tratar a una puta, creía saber cómo debía comportarme, sería complaciente y coqueta, pero no sería puta, la intención era escuchar de todo, hacerlo hablar, no mostrarme ofendida, pero por mi parte yo responder de la manera más natural, no usaría lenguaje vulgar ni cariñoso con el tipo, él tendría que pensar que él me cazaba a mí, cuando sucedía todo lo contrario.

– Gracias hoy ya tengo planes, tal vez otro día con gusto

– Lástima y no puede cancelar sus planes?

– No es una cita muy importante y necesaria

– Bueno pues si me necesita ya sabe que cuenta conmigo

– Siempre es bueno tener gente con esa disponibilidad, se lo agradezco

En ese mismo tono habría de comunicarme con él en los próximos días, ni aceptaba ni negaba mi posible infidelidad, eso sí siempre contestaba natural y coqueta.

Durante todo el día estuvo mandando mensajes así que no puedo replicar todos, solo he de decir que poco a poco el chico se estaba soltando y el pobre ingenuamente pensaba que estaba conquistándome, en alguno de los mensajes me decía cosas como:

– Y su marido está de viaje?

– Si estoy solita metida en la cama

– Y no necesita compañía? Va a estar muchos días fuera?

– Siempre se necesita la compañía por eso tengo cita hoy; si, va estar algunos días fuera

– Pues si necesita un hombre en su casa sabe que cuenta conmigo, ya sabe que hay cosas en casa que sólo puede hacer un hombre

– Si, en eso tiene razón hay cosas en las que solo los hombres le pueden ayudar a una.

– Pues ya sabe que cuenta conmigo

– Se lo agradezco igual y le voy a tomar la palabra, ojalá que luego no sean solo palabras y si cumpla

– Créame que estoy listo para lo que se necesite, creo que tengo las habilidades físicas y manuales necesarias para ayudarle con cualquier problema que tenga en casa

– Mmm es bueno saberlo porque luego a uno se le ofrece cada cosa, que no cualquiera puede sacar adelante la tarea

Conforme fue pasando el día las conversaciones se siguieron dando, algunas más coquetas otras más serias, a veces pasaba un poco más de tiempo en las respuestas a veces eran más inmediatas.

Se llegó la tarde/noche y decidí continuar con el juego, le dije a mi amigo que estaba arreglándome para salir, en la plática le decía que estaba indecisa entre que vestido usar, la conversación fue más o menos así:

– Y que llevará puesto?

– Estoy indecisa entre un vestido blanco y uno rojo

– Mm me encantaría ayudarla

– Y como sería eso

– Me puede mandar fotos?

– Claro que sí, espere un momento

Sabía lo que el tipo quería pero yo seguía en mí mismo plan de apertura y naturalidad, con toda intención de divertirme le mandé fotos, pero solo de los vestidos sobre la cama.

– Que le parece?

– Así es muy difícil ayudarla

– Mm lástima, me hubiera ayudado mucho una opinión masculina

– Creo que podría ser de mayor utilidad si me enseña fotos de los vestidos en uso, no en la cama

– Ahh ok, creo que tiene razón, espéreme por favor un rato

Decidí seguir divirtiéndome, como había comprado los vestidos por internet, tenía las fotos de las modelos usando ambas prendas, así que esas fueron las fotos que le mandé

– Aquí están las fotos, me dice que le parecen

Hubiera pagado por ver la cara del muchacho al ver el mensaje y la decepción al ver las fotos de las modelos en lugar de la mías; a pesar de ello nunca perdió la compostura:

– Si está mejor, y ya me doy más idea, pero creo que hay una forma en la que aún puedo ayudar mas

– Ahh ok, dígame entonces

– Sabe que siempre es mejor ver la prenda en el cuerpo de la persona que se va a usar, digamos que su cuerpo es distinto

– Distinto cómo?

– Me refiero a que usted tiene más curvas

– Ahh y eso es piropo, crítica o queja

– Es un piropo por supuesto, su cuerpo es una delicia, me encanta

– Ah que lindo muchas gracias

– Entonces aun le interesa mi ayuda?

– Claro que si

– Me puede mandar entonces las fotos, le prometo que seré de ayuda y le daré mi opinión sincera

– Si claro, espéreme un rato

Por fin decidí complacerlo, ambos vestidos eran de escándalo, imposible usarlos en la ciudad donde vivo, sólo los uso cuando salgo con mi marido a la playa, ambos eran muy entallados de material muy delgado imposible de usar con ropa interior sin que se notara

El vestido rojo era más corto, estaba casi seguro de que sería el elegido, tomé las fotos y de inmediato se las mandé, nuevamente hubiera pagado por ver su cara al ver por fin mis fotos en esa ropa tan sexosa

– Woow se ve usted espectacular¡¡¡

– Gracias favor que me hace

– Eso quisiera

– Perdón?

– Nada, que me gustaría verla en persona

– Bueno pues ya habrá oportunidad

– Segura?

– Si claro, nos hemos visto seguido

– Pero no vestida así

– Ahh se refiere a eso, es que así me visto para salir

– Pues la invito a salir

– Bueno hoy tengo compromiso

– Otro día?

– Otro día nos ponemos de acuerdo, pero no me dijo que opinaba

– Ah si, seguro el rojo¡¡

– El rojo será¡¡

Al poco rato me despedí, diciendo que debía retirarme a mi cita ficticia, por ahora había sido suficiente, poco a poco hacía que el chico se manejara mejor y en el inter yo lo gozaba bastante.

Los días pasaron y el muchacho no dejaba de escribir, entre cosas de la compra pero sobre todo en ánimos de coquetearme, los mensajes fluían durante el día y yo seguía en mi misma estrategia, apertura, naturalidad pero sin decir puterias.

En materia de negocios, esa semana concluimos con la papelería y pactamos como fecha de entrega el sábado.

Como podía contestaba, durante el día era más difícil, pero por las noches no dejaba de buscarme, en la plática el tipo me preguntó si tenía disponibilidad de salir y sistemáticamente me negué, quería primero tenerlo en el lugar que quería, aun no estaba segura si podía sacarle lo cabrón, aunque cada vez estaba más cierta de lograrlo.

El jueves me invitó a salir y le dije que tenía compromiso, me preguntó que con quién y solo le dije que era con la misma persona con la había salido el domingo, no dije nombre ni sexo de mi acompañante, seguí jugando mi juego en las mismas condiciones de siempre.

Por la noche de ese jueves me escribió nuevamente antes de mi cita ficticia

– Ahora no necesita ayuda con el atuendo?

– Claro siempre ayuda el punto de vista masculino

– Cuáles son las opciones?

– Ahora quiero usar unos conjuntos que son de una pieza pero de abajo son shorts, uno es un jumpuiste muy entallado y el otro es un overol de mezclilla.

Ambas piezas eran cortas y entalladas, solo que el jumpsuite se usaba como una sola pieza y el overol debía de usarse con una blusa en la parte de arriba, el overol era de tirantes, si se usaba sin blusa era de escándalo, las tetas quedaban muy expuestas.

– Mándeme las fotos y le doy mi opinión

– Claro corazón, te las mando

Estábamos avanzando, ordenó, no pidió; la respuesta, sumisa y cariñosa, esperaba que se hubiera dado cuenta y siguiera por ahí.

Fui a cambiarme y a tomarme las fotos, a los pocos minutos regresé con mi admirador y le mandé ambas fotos, poco a poco el tono estaba cambiando:

– Wooow mamita que buena estás¡¡¡

– Gracias mi vida, entonces cuál de los dos?

– Quiero ver el overol sin el top

– Ok

Sin el top la prenda era inutilizable y ambos lo sabíamos, pero ese no era el punto, me tomé una foto y mis senos apenas se cubrían, luego fui más allá, desbroché uno de los tirantes y me cubrí una de mis tetas con una mano, estaba hecha una puta y me encantaba.

– A ver qué le parece

– Mmm que ricas tetas

– Gracias corazón

Por fin hablábamos de que estaba buena y por fin se refería a mis tetas, lo tenía donde quería y me encantaba,

– Bueno pues creo que el overol con el top es la mejor opción

– Verdad que si? yo pienso lo mismo, debo de agradecer por tener tanta disponibilidad para ayudarme

Nuevamente y de manera sutil dejaba ver mi espíritu de sumisa en materia sexual, una vez tomada la decisión de que iba a “usar” me despedí porque debía de dirigirme a mi “cita”.

Después de la conversación estaba muy excitada, así que me toqué delicioso mientras recordaba y releía los mensajes, sobre todo leía y leía el “que ricas tetas” seguro me lo han dicho muchas veces pero ahora representaba un triunfo a mi ego y sencillamente me excitaba muchísimo, no tarde en tener un orgasmo delicioso.

– Ahhhhh¡¡¡¡¡ mmmmmmm¡¡¡¡ ayyyyyy¡¡¡¡¡¡

Al día siguiente ya tenía al muchacho desde temprano enviando mensajes, era viernes y tenía un día muy ocupado, así que no pude hacerle mucho caso, con todo ello, le inventé la historia de que ese noche llegaba mi marido; saliendo de la oficina y apenas llegando a mi casa ya me escribía.

– Y piensa hacer algo especial hoy? Van a salir?

– Especial si, salir no¡¡¡

Quería provocarlo y sabía que era un asunto bastante sencillo de lograr

– Ah sí y eso?

– Pues ya lleva varios días fuera y es necesario darle un buen regalo

– Y cuál es ese regalo?

– Pues yo¡¡¡

– Que rico¡¡ qué suerte¡¡

– Si verdad¡ ya tengo casi listo lo que voy a usar¡

Sabía perfectamente cuál iba a ser su respuesta, es más la esperaba y la deseaba

– Que bien¡ y se puede saber qué es?

– Si, algún conjunto de ropa interior muy sexy, así pienso abrirle la puerta cuando llegue, lo voy a hacer tocar la puerta porque no trae llave y así le voy a abrir

– Quiero verlo

– Aún no sé cuál voy a usar cariño, tengo dos opciones, me ayudas a decidir corazón?

– Mándame las fotos en la posición más sexy que puedas

– Si corazón

Ufff que calentura y que morbo, fui por el par de conjuntos más sexys que tengo, se me veía todo, el culo, las tetas, uno era rosa y el otro negro, los dos minúsculos, bien metidos en mi culo, dejaban todo mi enorme trasero a la vista, además la tela era tan fina que se adivinaban mis pezones con gran facilidad.

Con rapidez me tomé las fotos, me tomé varías en las posiciones más sexis que pude improvisar, abriendo las piernas y sacando el culo.

En cuanto pude, regresé a su encuentro, me urgía seguir con este juego cachondo y morboso; mandé las fotos y esperé respuesta los segundos de espera se hacían horas, estaba excitada y caliente esperando su respuesta, por fin llegó el mensaje que esperaba:

– Estás buenísima, se me paró la verga¡¡

Algo tenía este cabrón que me estaba calentando bastante, no me decía nada que no haya oído mil veces, el tema fue como se dio todo el cambio, como lo estaba convirtiendo sin que él supiera en un macho; VERGA, por fin decía esta hermosa palabra, no puedo describir lo mucho que me calenté, aún faltaban varias por pronunciar y sabía que iba a lograr que las escribiera sin pedirlo yo, la mejor y la más ansiada, hacerlo que me dijera PUTA.

De las cosas que me excitaban del juego era mi actitud, sabía que podía hacerlo avanzar más rápido si me comportaba más puta, pero no quería hacerlo así, quería seguir en este juego en donde yo sólo escuchaba no me ofendía pero no incitaba de más. Así que en ese sentido debía de rectar mi mensaje de respuesta:

– Qué lindo, qué buena noticia, entonces creo que tendrán el efecto deseado

Podía y deseaba haber contestado, “que rico papi” “mmm por qué no me dejas verla rey” “me encantaría estar ahí mamándotela amor” y seguro con eso lo haría avanzar más rápido, pero en lugar de eso me comporté distinto y esperé los resultado.

– Que buenas tetas y que rico culo así empinadito

Mmm que morbo y que delicia, otro mensaje rico, ahora una nueva palabra se asomaba por fin, se refería vulgarmente a mi enorme trasero y me encantaba¡, para entonces ya estaba ardiendo, estaba tirada en la cama con las piernas abiertas y tocándome con pasión

– Que amable, bueno pues así pediste las poses cariño

– Lo sé pero se ve a kilómetros que te encanta

– Me encanta qué corazón?

Al escribir esto ya me tocaba con mayor intensidad, estaba muy cerca del orgasmo y sabía que mi nuevo admirador ya estaba fuera de sí

– Vestirte como puta

Por fin la palabra deseada se refería a mi como lo que era y como debía de haberse referido a mi desde el primer día, aunque seguramente si lo hubiera hecho así no hubiera logrado calentarme sino todo lo contrario, ahora llegaba en el momento justo, en el momento más deseado, la palabra me generaba casi el mismo placer que el que me hubiera generado un verga negra de 20 cm de largo y 18 de ancho taladrándome la conchita por media hora, así de intensa era la sensación, estaba ardiendo me tocaba con pasión, como pude tomé el teléfono y solo conteste:

– Dame un segundo amor

Entonces aceleré el ritmo mientras veía las palabras VERGA, TETAS, CULO y sobre todo PUTA¡¡, tuve entonces un orgasmo delicioso que se alargó por varios segundos, solita en casa gemí a placer mientras terminaba

– Ahhhhhh mmmm ayyyyy que rico papi¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

En cuanto pude recobrar la compostura regresé a la conversación:

– Perdón tuve que atender un asunto de urgencia, en qué estábamos corazón?

– Decía que te encanta vestirte así

– Ah si pues creo que a todas las mujeres les gusta vestirse sexy alguna vez

– Si pero a ti no solo te gusta vestirte sexy, te encanta vestirte como puta

Se veía que el tipo estaba fuera de sí; envalentonado y seguro de que sus palabras no iban a ser tomadas como ofensivas

– Ahh a eso te refieres amor, si tal vez si

– Si qué?

– Si me gusta vestirme así mi cielo

– Como?

Quería que yo lo dijera, pero por el momento me encantaba que el juego siguiera así

– Como tu dijiste cariño

– Quiero que lo digas

– Mm que quieres que diga corazón

– Que eres una PUTA

Otra vez la palabra y otra vez el orgasmo a flor de piel, no había dejado de tocarme y ahora volvía a acelerar el ritmo, repetí entonces la misma dinámica

– Un segundo amor ya regreso

Y me toqué como desesperada, como la perra en celo que soy, no sé dónde sacaba fuerzas para no pedirle que fuera a mi casa y me violara como la puta mama vergas que soy, creo que no lo hacía porque lo que estaba sintiendo era tan intenso como una cogida.

A los pocos segundos de masturbarme, como zorra volví a terminar

– Ahhhhhh uyyyyyyy rico¡¡¡¡¡¡

Regresé al teléfono porque la conversación que tenía pendiente era “muy importante”

– Ya volví perdona cariño, es que de repente me surgen necesidades que atender; me decías?

– Que eres una puta

– Creo que todas las mujeres lo somos un poco

– Pero tú eres muy puta

– Te parece corazón?

– Estoy seguro

– Ok entonces tal vez lo soy, pero me lo tienen que sacar mi vida

– Y yo ya te lo saqué?

– Tu estas cerca papi, ya me tengo que ir, te mando besos ricos, póntelos donde quieras papito

– Me los voy a poner en la verga, puta

– Pues si ahí te lo quieres poner por mi está bien son tuyos papi

Como pude me controlé, no sé bien por qué, porque realidad nada me impedía coger como lo merecía y como lo deseaba, al final decidí no hacerlo por ahora, sabía que el día siguiente vería de nuevo al muchacho y me daba mucho morbo el ver cómo me trataría después de todo lo sucedido, creo que eso era una de las razones por las que me comporté de esa forma.

Eso no impidió que siguiera tocándome y calentándome, pasé varias horas antes de dormir, leyendo y escribiendo estos textos, estaba lista para ver a mi nuevo admirador al día siguiente y ahora podría espera cualquier cosa.

Como era de esperarse el sábado por la mañana amanecí caliente y ansiosa por todo, era un día lleno de emociones, primero me iban a entregar mi camioneta nueva¡, segunda iba a ver a mi nuevo admirador, iba a ser la primera vez que lo veía después de lo sucedido hace justo una semana, y todos sabíamos cómo habíamos cambiado las cosas desde entonces y tercero mi marido llegaba esa noche, así que lo más probable era que ese día estrenara camioneta y cogiera, además con la camioneta que quería y seguro un verga que me encantaba (no estaba seguro de que era la que más quería pero me encantaba), no podía haber un mejor panorama.

Justo al levantarme ya tenía un mensaje de mi admirador para informarme sobre nuestra cita:

– Hola buenos días, hay que pasar por la camioneta a partir de las 2:30 pm, la están preparando y no la pueden entregar temprano

No sé qué habrían de prepararle si era nueva, además la Agencia trabajaba el sábado solamente medio día, así que me pareció muy tarde, esperaba que no hubiera problemas con la entrega porque a esa hora todos ya se quieren ir y cualquier problema retrasaría la entrega hasta el lunes.

– Ok corazón, te veo más tarde

Como la entrega era más tarde de lo esperado, me tomé mi tiempo, hice ejercicio, desayuné, me metí a bañar y duré un buen rato alistándome, ya que no sabía a qué hora iba a desocuparme, comí algo ligero después de arreglarme; me alisté y comí en tanguita, creo que no quería ponerme el vestido lo dejé hasta el final, sospechaba que en cualquier momento iba a recibir una instrucción o petición de cómo debía ir vestida; no me equivocaba, como a la 1:30 recibí un mensaje:

– Como vas a venir vestida hoy putita?

– Mm no sé papi, estaba esperando que tú me dijeras que querías ver

– Así me gusta putita, tengo muchas ganas de ver ese culote y esas tetotas vestida como la puta que eres

– Ok papi y que se te antoja

– Se me antoja el vestido rojo perrita

Ya estaba caliente y apenas empezaba esto, pensé bien mi respuesta y me gustó mucho lo que le contesté:

– Ok papi, pero si me permites opinar, el vestido rojo ya lo viste aunque sea en foto, me gustaría enseñarte alguna prenda mas, tengo muchas, es una idea, pero si quieres el rojo, te complazco con gusto mi rey

– Me parece una buena idea, cuales son las opciones?

– Pues tenía en mente unos leggins muy apretados con una blusa cortita o un vestidito, quieres ver las fotos corazón?

– Obviamente, tengo que decidir cómo quiero verte putona

– Es cierto, perdón papi, ahora te las muestro

– Apúrate zorra

– Si papito espera solo un rato

Estaba ardiendo, no sabía si masturbarme o sacarme las fotos, como dije ambas eran prendas bastante sugerentes, pero estaba segura que el vestido sería el elegido, tomé las fotos y las envié, a los segundos me respondió:

– Usa el vestido puta

– Claro papi como ordenes, te veo al rato

– Bye

– Bye

Ya traía el vestido puesto, así que solo me puse tacones altos, bastante perfume, una tanguita, sin bra y me dirigí al encuentro de mis dos excitaciones del día, mi nuevo auto y mi nuevo admirador.

Durante todo el trayecto a la Agencia mi emoción y mi excitación fueron en aumento, ese doble gusto por estrenar auto y por exhibirme me tenía a mil

Llegué por fin a mis destino y un tanto para mi sorpresa mi admirador me recibió muy serio, desdé que me bajé de mi viejo auto capté miradas una barbaridad y como no hacerlo si iba vestida como una auténtica zorra, el vestido apenas cubría mi abundante trasero y mis grandes tetas, todo se salía por todos lados.

Sin embargo mi vendedor demostró una cierta frialdad, sus ojos no mostraron asombro, no me devoraba con la mirada y me hablaba de manera muy respetuosa. Como sospechaba era ya muy tarde para ser sábado y al poco rato de estar ahí pude ver cómo la gente se empezaba a retirar.

Finalmente completé los pocos trámites que faltaban, entregue la ficha de depósito del pago y entregué la llave y factura de mi auto viejo, estaba todo listo para que por fin estrenara coche¡

En eso mi nuevo admirador me estrecha la mano y me dice:

– Felicidades señora ya tiene usted su nueva camioneta

No sé si darle la mano o abrazarlo, estoy un tanto confundida por el juego, yo que siempre había estado en control de la situación ahora no tengo idea de cómo comportarme, al final decidí comportarme como lo que era, una puta que buscaba a su macho y no le daba pena mostrarse y mostrar que estaba deseosa de verga, así que rechacé el saludo, me lancé a su brazos y le di un pequeño beso y un abrazo apasionado, que sé, dejó asombrados a muchos presentes, sobre todo porque a pesar de mis tacones me puse de puntillas para corresponderle a mi hombre y mi trasero o gran parte de él quedo al descubierto ya que mi corta falda o mini falda apenas si cubría su enormidad.

Entonces mi amigo me pidió que lo esperara un rato porque debía de encargarse de entregar mi coche viejo al área de autos usados y al mismo tiempo recoger las llaves de mi nuevo auto, estuve algunos minutos esperando, en vez de sentarme, decidí caminar y seguir viendo autos, no por otra cosa sino por el deseo de seguirme exhibiendo, en esos minutos prácticamente la totalidad del personal estuvo saliendo y pude ver como hombres y mujeres se detenían a sus paso para admirar o condenar la manera en la que me había presentado en el lugar.

Al final mi vendedor regresó y aún en su tono serio y respetuoso me dijo

– Como le dije la semana pasada, su camioneta ya no está en exhibición, la tenemos en un depósito en la parte de atrás; me acompaña por favor?

Como yo ya había decidido que rol jugar en el juego, mi respuesta se ciñó a esa decisión:

– Seguro papi, como ordenes

Caminamos a la parte de atrás del inmueble y durante todo el camino traté de mantenerme cerca de él y limitar el espacio entre nuestro andar, mi rol era evidente y el suyo también, de a poco había transformado su comportamiento en el de un macho y me encantaba. Durante todo el camino pude darme cuenta que en todo el lugar no se encontraba un alma, empecé a sospechar de las intenciones del tipo para citarme a esa hora y llevarme a ese lugar, en todas mis compras siempre me habían entregado el auto en el piso de exhibición

Llegamos por fin donde se encontraba mi nueva camioneta y estaba hermosa, era grande, poderosa y negra, justo como me gustan las vergas, oscuras, grandes y poderosas, ambas cosas despiertan en mi un gusto, un deseo y un placer enorme.

Estaba caliente y emocionada, al llegar a ella mi vendedor me abrió la puerta y aún con cierto aire de seriedad me dijo:

– Pude notar que la semana pasada revisó algo en esta parte del vehículo, no sé si antes de subirse quiera revisarlo nuevamente para cerciorarse que todo esté de acuerdo a su gusto señora putita.

Mmmm me encantaba, el tipo quería recrear la escena de la semana anterior en donde le empiné el culo y prácticamente se lo puse a la altura de su verga, no era yo quién para negarle tal placer, es mas era yo quién iba tener el mayor placer, me encanta enseñar mi culito.

Repetí entonces el movimiento y con lo corto de mi vestido, mi enorme trasero quedó al aíre, estuve un rato en esta posición disimulando buscar algo pero en ese inter movía generosamente mis grandes nalgas a sabiendas que esta era la verdadera intención de la petición.

En segundos mi amigo ya estaba manoseándome mi prominente culo, yo me hacia la disimulada mientras el tipo se daba a gusto

– No sabes las ganas que tenía de tenerte así putita

– Ahh si papito? Así como corazón?

– Así empinadita y moviéndome el culo

– Mmm que rico papi? Te gusta lo que ves papito? Te gusta mi culito?

– Me encanta perrita

Así busco su verga aún por encima del pantalón se siente de buen tamaño, entonces le restriego mi enorme trasero sobre su verga, de esta forma estoy un rato solamente moviendo el culo bien pegado a su cuerpo, simulando así el movimiento que hago cuando le bailo sexy a algún amante, seguro me veía bien puta, con el vestido levantado, sacando las nalgas y restregando el culo contra la verga del tipo.

Luego de un rato me toma de la mano y me ordena irme al asiento de atrás, me indica que me suba al coche, lo hago y él se sienta enseguida mío y de inmediato busco su verga, lo beso entonces con pasión, mientras que de manera acelerada, desabrocho su pantalón y saco rápidamente su verga, de inmediato comienzo a mamarla.

Le mamo la verga con prisa, me la meto toda, le acaricio los huevos y juego con mi lengua, él manosea mis tetas, me encanta, luego me incorporo y rápido me desprendo de todo, el cabrón me toma las tetas, las chupa y las muerde, las usa a placer, la excitación es intensa, me encanta y comienzo a gemir.

Me pone en cuatro patas, y el morbo es intenso, en esa posición si alguna persona llegara a estar por ahí fácilmente podría verme, si fuera el caso yo quisiera exhibirme y en vez de poner mis manos sobre el asiento y estar en la posición tradicional, me levanto un poco, así la rodillas siguen sobre el asiento pero mis manos se apoyan en el cristal de la puerta, es perfectamente visible mi cara y mis tetas, trato de sacar el culo lo más posible para facilitarle la tarea, me embiste y siento su verga, grito de placer.

– Ayy que rico¡¡¡¡ mas¡¡¡ mas¡¡¡¡ así¡¡¡ así¡¡¡

– Te gusta?

– Me encanta¡¡¡ que rica la tienes¡¡¡¡ te gusta mi culo papi???¡¡

– Si

– Y mis tetas????

– Si

– A mi me encantan¡ puedes usarlas a tu antojo mi rey¡ Te gustó mi atuendo papi??

– Te veías bien rica

– Como me veía?

– Bien puta

– Ahhhhhhhh uyyyyyy Me encanta verme así¡¡,

– Ya te saqué lo puta?

– Si papi

– Sí qué perra?

– Ya me sacaste lo puta cabrón ahhhhhh¡

– Y que es lo que eres?

– Una puta cabrón ahhhh una pinche puta mama vergas¡¡¡¡

Y tuve un orgasmo delicioso, me encantó hablar así, por fin podía expresarme como realmente me gusta, como la sucia puta que soy¡¡¡

– Ya terminaste puta?

– Si mi amor, es que estaba bien caliente, dame más¡¡¡sabes una cosa? Estoy casada con un pendejo que no me cumple

– Como es posible con esa nalgotas

– Ahh ¡¡ si tú crees? No aprovecha este culo¡¡ tómalo papito, apriétalo, nalguéame¡¡

La petición no tarda mucho en cumplirse, me pega un par de nalgadas fuertes, de macho, grito entonces:

– Siiii¡¡¡ que rico¡¡¡

– Te gusta zorrita?

– Si me encanta ohhhh, ahhhh, más mas¡¡¡ dame dame¡

– Así te gusta? y que se quieres que te haga perra?

– Nalguéame déjame el culo rojo¡¡

No tarda en hacerlo, se ve que le gusta el sexo salvaje y a mí también sé que está por terminar con tanta intensidad, calentura y morbo es imposible aguantar mucho

– Por favor termina en el asiento, quiero tener tu lechita cada vez que me suba a mi camioneta¡

Se ve que le encanta que sea tan perversa, hace lo que le pido, al terminar tomo su leche del asiento y solo con la punta de mi lengua y en cuatro patas me la como toda, luego busco su verga, quiero mamarla así mojada y limpiarla también, después besó a mi hombre con pasión, le tomo de la nunca y le digo:

– Sigo caliente papi, que rico me diste, necesitaba una cogida como esta, por qué no nos vamos a mi casa y me usas a tu antojo; pídeme lo que quieras

Nos vestimos y nos dirigimos a mi casa, mientras él maneja, le sacó la verga, lo masturbo y se la mamo mientras maneja

Al llegar a la casa apenas al entrar por la puerta, lo tomo de inmediato y la planto un beso intenso

– Sácate la verga cabron¡¡ quiero tener ese rico pedazo de carne para mi

Se la saca y esta divina, me pongo de rodillas, me saco las tetas y me pongo su verga en ellas; este cabrón vino a cogerme así que solo eso importaba, al fin me la meto en la boca, que delicia, de repente se me antoja hacer algo morboso y además necesario, me levantó y le digo que me espere

Regreso con mi celular y le llamo a mi marido, para esa hora el vuelo debe estar por salir:

– Hola mi rey (yo de rodillas de frente a la verga de mi amante)

– Hola Dani, que pasa?

– Apenas me están entregando la camioneta estoy con el vendedor, me está atendiendo muy bien por cierto, me dice que se va a tardar un poco más el trámite.

– No es muy tarde? Ya deberían de haber cerrado

– Sii mmm es que está trabajando horas extras para atendermeeee

Estoy muy excitada, platico con mi esposo mientras otro cabrón está listo para cogerme como una perra, además tengo una rica verga en la boca

– Y entonces?

– Sabes que ya se me hizo tarde para alcanzar a hacer todos mis pendientes, puedes ahh mm tomar un taxi y nos vemos en casaaaa.

– Si claro, todo bien?

– Todo está muy bien¡¡

Todo esto me excita más y no puedo contener un gemido

– Ahhh

– Que pasa?

– Nada mmm es que me asuste un poco porque vi un bicho largo y grueso pero ya pasooo

Estoy caliente y él también, la situación fue súper morbosa, me lleva a la parte de arriba de la casa, se dirige a uno de los cuartos y yo solo alcanzo a decir.

– Llévame al de la derecha, ahí lo hago con mi marido

Al llegar al cuarto me pongo de espaldas le restriego mi culo en su verga y me muevo de arriba abajo, me encanta sentir una verga en mi culo, me pone cachondísima

Me lleva a la cama y comienza a cogerme, se sube arriba de mí y mientras me coge me mama las tetas, después lo volteo y me pongo yo encima, me encanta esta posición, lo cabalgo un buen rato, me agacho y le pido que me siga mamando las tetas, estoy en el cielo.

– Mas, mas, mas, que delicia¡¡ que rica verga tienes carbronnnn¡

– De quien este culo?

– Es tuyo mi rey¡

– Y estas tetas??

– Todas tuyas papacito¡¡ hay que rico me cogesssss¡¡

Nuevamente el mete y saca, me pone de espaldas, yo sigo arriba pero ahora quiere tener un panorama de mis nalgotas, a mí me encanta

– Ahhhhhhh, mmmmmmm¡¡¡¡¡¡ Si¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ que rico¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

– Ohhhhh, ufffffff, sigue¡¡¡ sigue¡¡¡ ahhhh como me gusta¡¡¡¡¡¡

– Mmmmm, mmmmm, así papi, dame

Regreso a sentarme de frente a él y yo muevo mis caderas en señal de querer más movimiento, trato de acelerar el ritmo pero él no lo hace, sé que quiere desesperarme y lo está logrando

– Dame más duro papito, más duro¡

– Como te gusta puta?

– Duro papi me gusta duro

– Que es lo que eres?

– Una puta papi

– Y vas a ser mi puta?

– Si papito ya soy tu puta, pero dame duro cabrón¡¡¡

Me muevo entonces lo mejor que puedo, con su verga bien metida en mi conchita, lo tomo de la nuca y acelero el ritmo

– Siiiii¡¡¡ así, así cabrón¡¡¡ así me gusta¡¡¡¡¡

Un vez que ha tomado un respiro vuelve a embestirme con fuerza

– Así lo querías cabrona?

– Si papi¡¡ así me gusta coger¡¡ dame dame¡¡¡

– Me encanta su culo señora Daniela

– Ahhhhh, ohhhhhh, siiiii¡¡¡¡¡¡¡ que rico¡¡¡¡¡¡¡ así así¡¡¡¡¡

Cambio de posición y me coloco como perra en celo, él se posa detrás mío y empieza otra vez la penetración, con una mano toma mi pelo y me jala y con la otra vuelve a nalguearme, literalmente me monta como a una yegua desbocada, con la mano izquierda toma la rienda (mi pelo) y con la derecha me azota las nalgas para cabalgarme más rápido.

– Ohhhhhh así, así¡¡¡ dame, dame¡¡¡

No puedo más y al primer azote termino, no puedo articular palabra y solo gimo y gimo

– Ahhhhhhhhh Uffffffffff más, más ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

– Que rico coges cabrón¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ te gusta mi culo??

– Mucho

– Pues es tuyo papito¡¡ hazme lo que quieras, estrújame¡¡ nalguéame¡¡ jálame el pelo¡¡ haz lo que quieras¡¡

– Que buenas nalgas tienes puta

– Son tuyas papi, porque eres un rey, un vergón que la tiene deliciosa¡¡¡ Ahhh¡¡¡ siiii¡ sii¡

– Tu marido la tiene así de grande puta?

– No cabrón; tú la tienes más grande (mentí)

– Y te lo hace así de rico??

– No¡¡¡ tú lo haces delicioso papi

– Pídeme que le te coja como no te sabe coger el pendejo de tu marido¡¡

– Cógeme como no me coge el pendejo de mi marido papi¡¡¡ Ufhhhhhh¡¡¡ Ahhhhh¡

– Que buena está señora putona¡¡

Y entonces tomé sus manos y las llevé a mis nalgas

– Así me querías tener cabroncito?

– Si perra

– Pues ahora lléname cabrón¡¡

No tarda en terminar saca su verga y termina en mis enormes nalgas, yo al igual que hace rato en mi camioneta, busco su lechita ahora en mis nalgas y me la como toda en señal de agradecimiento y puteria.

Mi marido llegó en unas horas más, tiempo que pude aprovechar para vaciar a este chico, como buena golfa recibí a mi marido vestida como puta y cogí nuevamente igual de rico…

Mis fotos estan en instagran

danielaacosta1816

me cabrón¡¡

No tarda en terminar saca su verga y termina en mis enormes nalgas, yo al igual que hace rato en mi camioneta, busco su lechita ahora en mis nalgas y me la como toda en señal de agradecimiento y puteria.

Mi marido llegó en unas horas más, tiempo que pude aprovechar para vaciar a este chico, como buena golfa recibí a mi marido vestida como puta y cogí nuevamente igual de rico…