La vida de dos grandes amigos, pero vista en tonos grises

Nos conocimos un Agosto en los años lentos en que el televisor aún se veía en blanco y negro, una tarde, en un parque cualquiera, junto a una veintena de niños… en seguida nos hicimos primeros colegas y después amigos.

En los primeros años de nuestras vidas fuimos inseparables, descubrimos parte de la vida juntos, los primeros partidos de fútbol, las primeras gamberradas, los primeros besos con una chica… crecer… ahí estaba nuestra amistad, infranqueable, dura como un muro de hormigón, indestructible, me hubiese jugado la mano en que era una amistad para toda la vida… el tiempo demostró otra cosa…

Llegó el televisor en color, con el nuestra adolescencia y los conflictos de intereses, yo seguía prefiriendo los partidos de fútbol y los coqueteos con chicas, tú descubriste junto con otras personas la diversión bajo los efectos primero del alcohol y después de la droga, a pesar de que nuestra amistad se resintió nunca dejamos de hablarnos, de divertidos y de ser amigos, pasamos de inseparables a confidentes, sabíamos todo de los dos, los secretos no existían y a veces las palabras no eran necesarias para entendernos…

Con La madurez vino la separación y los kilómetros de por medio, vivías en otro país, en otra ciudad, en la otra parte del mundo, aún así hablábamos frecuentemente por teléfono y nunca faltamos ninguno de los dos a nuestra cita en Agosto en el mismo sitio dónde nos habíamos criado… el tiempo pasó y las arrugas aparecieron, los achaques de la edad, los primeros sustos y el final qué cada vez estaba más cerca…

La vida no perdona, y en nuestro último verano, una discusión, una tontería, lo más absurdo del mundo hizo que lo que no habían hecho ni los años ni el tiempo lo hiciese el orgullo, tú orgullo y el mío…

Todo el año sin ni una llamada de teléfono, sin saber nada el uno del otro, y en este Agosto has faltado a tu cita de siempre… ya no acudirás más, las hojas de tu calendario se acabaron…

A partir de ese verano, todos los Agostos son en blanco y negro.