Gracias a mis amigos, puedo explorar nuevas experiencias muy excitantes

Hace unas semanas decidí probar una experiencia nueva, me encontraba solo en casa y tenía ganas de masturbarme pero no quería hacerlo solo así que se me ocurrió buscar algún chat para encontrar a alguien con el que compartir ese momento de calentón, no me importaba si era hombre o mujer, solo alguien que como yo quisiera relajarse conservando el anonimato. Tras un rato de búsqueda y charlar con varias personas di con David, tenía 36 años y tras un rato hablando intimamos, había buen rollo y la conversación se fue calentando. Yo no tenía ninguna experiencia en el chat pero evidente que él lo frecuentaba a menudo. Él se encontraba en el despacho era la hora de comer y se estaba tomando un descanso me empezó a relatar cómo se estaba tocando, le rete a quitarse los boxers y continuar así el resto de la conversación hasta que termináramos. Pasados los 15 minutos tuvimos que cerrar porque ambos teníamos que volver a nuestras tareas pero quedamos en volver a hablar. Al día siguiente me sorprendió con un mensaje a las 8:00 de la mañana, yo acababa de despertarme, entonces él dijo querer recompensarme por lo bien que lo había pasado el día anterior y empezó a guiarme y me hizo explorar cosas que nunca se me habrían ocurrido hacer, me ordeno desnudarme lentamente debajo de las sabanas, tocarme suavemente, frotarme entre las sabanas, el colchon,nuevas posturas, métodos….algo que entonces me habría dado asco en ese momento me encendía, me pidió que probara un poco de mi presemen, y de pronto me sorprendí a mí mismo recogiendo con mis dedos algunas de esas gotas que recorrían mi polla y caían en mi abdomen y acercándomelos a lengua para limpiarlos. La conversación se extendió por una media hora hasta que finalmente acabe corriéndome como hacía tiempo que no hacía, cubriendo mi pecho y mi cuello sudados. La falta de tiempo me ha impedido volver a hacerlo pero no descarto volver a realizar esta experiencia.