Ese inolvidable día en donde un compañero de la prepa me roba mi virginidad

Bueno pues este es mi segundo relato completamente real y espero que les guste como el otro, cabe mencionar que este relato que voy a contar sucedió después de mi primer relato

————————————————————————

CAPITULO 1

Un día cualquiera de escuela me dirigí a la preparatoria en transporte publico en este caso el metro, llegue a la escuela teníamos la materia de historia, era la materia que menos se me daba, pero necesitaba pasarla.

En esa clase el profesor menciono calificaciones en donde por su puesto yo estaba reprobada con un 5, el profesor dijo que quería hablar un poco con nosotros sobre nuestra situación académica de al menos Historia y que nos esperaríamos al final de la clase todos los que reprobamos.

Obedecimos 6 alumnos entre ellos estaba mi mejor amiga Dulce y 4 chicos con los que no solía socializar, el profesor nos habló sobre que teníamos que hacer un trabajo para recuperar el semestre. Nos dividió en 2 equipos de 3 personas, en mi equipo estaba Dulce y otro chico con el que ya comenté no socializaba su nombre era Carlos.

El profesor nos dio una fecha de entrega y que nos organizáramos nosotros, decidimos hacer un grupo por Messenger en el que nos pondríamos de acuerdo por ahí, después continuamos a nuestras clases hasta el final del día.

Al final de las clases, Sali de la preparatoria y me dirigí al metro y me fui a mi casa, en mi casa en seguida entre a la computadora a revisar Facebook y Messenger, vi que ya estaba el grupo de el equipo entre Carlos, Dulce y yo. Comenzamos a ponernos de acuerdo

Dulce: Bueno pues tenemos que ponernos de acuerdo con el trabajo, creo que estaría mejor que nos viéramos en mi casa o en la de alguno de ustedes

Yo: Pienso lo mismo, pero vives muy lejos tu y no creo que nos quede

Carlos: Puede ser en mi casa, esta cerca de la preparatoria y acabaríamos rápido

Yo: Pues si está bien ¿Cuándo lo hacemos?

Dulce: Podemos hacerlo mañana, para acabar mucho más rápido y no se nos junten las tareas

Carlos: Me parece bien, mañana saliendo de la prepa nos vamos a mi casa a hacer el trabajo

Yo: Vale, ya quedamos ¿llevamos algo?

Carlos: No, aquí tengo todo lo que podríamos ocupar

Dulce: Okey, pues adiós, nos vemos mañana

Carlos: Adiós

Yo: Chao

En fin, me desconecté y me puse a hacer tarea, aun era algo inocente pues mi única experiencia “sexual” era la de el metro con el hombre mayor

DIA SIGUIENTE POR LA MAÑANA

Me vestí con un pantalón de mezclilla y un top negro, abajo tenia un pantyshort blanco y un brassier rosa, me dirigí a la preparatoria en metro como siempre y al llegar me di cuenta que no llegaba Dulce, pensé que a la siguiente hora o en la salida llegaría al menos para hacer el trabajo.

Carlos se me acerco y me dijo:

Carlos: Hola, ¿al parecer no vendrá Dulce?

Yo: Hola, pues creo que no, pero puede que venga en la salida

Carlos: Esperemos que sí, no quiero que hagamos el trabajo los dos, es demasiado

Yo: Yo tampoco quiero

El maestro de Algebra llego y Carlos se fue a sentar a su lugar, el dia estuvo aburrido sin Dulce.

Dio la hora de la salida y Carlos de nuevo se me acerco y me dijo:

Carlos: Pues nos vamos a tener que ir nosotros

Yo: Creo que si, Dulce no llego

Carlos: Pues podemos pedir un Uber para no caminar y lleguemos mas rápido

Yo: Si, esta bien, pídelo

Carlos pidió el Uber y llego a los 10 minutos, nos subimos y no dijimos nada en el camino hasta llegar a la casa, Carlos dio las gracias y nos bajamos

Al entrar a la casa, no había nadie solo estábamos Carlos y yo, Carlos me dijo que tomara asiento y que en un momento vendría a lo que yo le hice caso.

Tome asiento en la sala y no sé por qué extraña razón empecé a sentirme mojada, así que pase mi mano por mi vagina encima de mi pantalón y comencé a sobarme un poco. Carlos regreso y cuando lo vi di un brinco de susto pues no lo veía venir y enseguida me puse nerviosa, no sabía si me había visto sobándome mi vagina.

Carlos: Podemos iniciar, aquí traigo mi computadora ¿quieres algo?

Al parecer no se había dado cuenta de nada a lo que le respondí mas tranquila

Yo: Si, me parece bien entre más rápido mejor, no gracias así estoy bien

Carlos: Okey pues iniciemos

La siguiente media hora fue de puro trabajo y logramos terminar una parte, lo demás decidimos que le tocaba a Dulce. Carlos me dijo que era todo por hoy y mientras íbamos guardando nuestras cosas me recordó lo de hace rato cuando me sobaba mi vagina.

Carlos: Oye, ¿una pregunta?

Yo: Dime

Carlos: ¿Hace rato tuve la impresión de que te estabas tocando?

En ese momento me puse nerviosa pues no sabía que hacer

Yo: mmmmmm la verdad si, disculpa

Carlos: No, no tienes por que disculparte, lo hacemos todos

En ese momento me dio una curiosidad saber más con eso que me dijo de que “lo hacemos todos”

Yo: ¿Tu lo haces?

Carlos: Si, claro que me masturbo

Yo: ¿En que piensas cuando lo haces?

Carlos: En chicas, me da morbo saber su lado perverso de las chicas

Yo: ¿Y si te dijera que tengo un lado perverso?

Carlos: Pues te haría que fueras mi puta en ese momento

En ese momento, sabia que ya no era una simple platica de amigos o compañeros y aumento el nivel

Yo: Jajaja, ¿quieres que sea tu puta?

Carlos: Si

Yo: Pues, ¿podemos intentar un par de cosas ahorita?

Carlos: ¿Estas segura, eres virgen?

Yo: Si, lo estoy y si soy virgen ¿quieres que lo deje de ser contigo?

Carlos: Pero por supuesto que si

Yo: Hazme tuya

En ese momento Carlos se lanzo contra mí y comenzó a besarme y a tocarme por encima de mi ropa, yo no me quedaba atrás, sentía un bulto en su entrepierna y comencé a tocarlo.

El me quito mi top y mi pantalón, estaba en ropa interior frente a él, yo me puse de rodillas y decidí sacarle la verga, era grande como de unos 15 cm, comencé a mamársela, nunca lo había hecho y solo me la metí en la boca y comenzaba a agarrarla y masturbarla cuando la tenia en la boca

Carlos: ¡Oh, que gran puta eres!

Yo: Gracias, hago lo mejor que puedo

Carlos hizo que me pusiera de pie y me llevo hasta su cuarto donde me acostó en su cama y comenzó a mover mis bragas con su lengua y de ahí hizo su trabajo de hacerme sexo oral, yo empezaba a mojarme de la excitación que tenia de que por fin iba a dejar de ser virgen, tan excitada que estaba que hasta se me olvido usar condón y a Carlos también.

Carlos paso su verga por mi vagina y comenzó a penetrarme poco a poco, era una sensación de dolor y placer que me recorría por todo el cuerpo, yo gemía de placer, era una verga de 15 cm que era solo para mí, oh dios yo misma me decía que puta soy.

Cambiamos de posición, yo estaba arriba de Carlos y yo brincaba en su verga, estaba dura su verga, ya no me dolía tanto pues ya solo sentía placer, después de un mete y saca de al menos unos 20 minutos Carlos aviso que iba a venirse y que quería hacerlo en mi cara, en ese momento saco su verga de mi vagina y me acosté, el se puso arriba de mí y empezó a masturbarse en lo que me decía

Carlos: Eso puta, saca la lengua perrita, te voy a dar toda mi leche para que seas una verdadera puta

Yo estaba muy excitada y de la nada arrojo su semen en mi cara y me lo dio de comer, era un liquido que en verdad sabia bien

En ese momento vi que ya era tarde para regresar a mi casa a lo que le dije a Carlos que si podía pedirme un Uber a lo que el me dijo

Carlos: Si puta, pero debes de dejarme tus bragas, es un precio razonable ¿no?

Yo: Si está bien, pero pide el Uber

Carlos: Ya lo pido y espero y otro día podamos divertirnos como hoy… ¿no puta?

Yo: Si, desde ahora seré tu puta y pues lo volveremos a repetir, eso te lo aseguro

El Uber llego y me despedí de Carlos con un beso en la boca y le agarré su verga

Continuara…

—————————————————

Bueno pues eso es todo del relato, este relato sucedió cuando tenia 18 años y espero y les haya gustado.

Recuerden que pueden escribirme a mi correo, siempre los leeré, aunque no pueda contestar pues son muchos

Esperen la segunda parte del relato, besos