Cuarteto con mi novia, mi hermana y mi cuñado en vacaciones

¡Buenas tardes! Soy Pedro de Valencia (España) en los últimos tiempos he ido republicando relatos que ya había publicado hace años pero al cambiar de cuenta los había borrado de esta web. Este es un relato nuevo, que nunca ha estado publicado en esta web y a partir de ahora seguiré publicando relatos nuevos.

Voy a contaros esta vez una experiencia que me pasó hace ya unos cuantos veranos. En primer lugar os voy a hablar de mi hermana Carla, por aquel entonces ella tenía 18 años, tiene un par de años menos que yo. Ella es una chica guapísima de esas rubias con buen cuerpo, delgadita con todo bien puesto. Entre nosotros la relación siempre había sido muy buena, además de hermanos éramos muy buenos amigos, nunca habíamos tenido nada sexual entre nosotros nunca había habido ninguna clase de tensión sexual entre nosotros pero sí que nos contábamos nuestras cosas e incluso en ocasiones nos contábamos nuestras experiencias sexuales.

Ese verano tanto mi novia como yo teníamos pareja. En su caso estaba con Manolo un chico cachas de 21  años, un chico deportista y que se cuidaba bastante. Mi novia ese verano era Sandra una chica de 19 años, morenita con pelo largo, tetas grandes un puntito más rellenita que mi hermana pero con buen cuerpo.

Era el primer verano de mi hermana siendo mayor de edad, su primer verano con novio serio. Y ella quería celebrarlo, pero nuestros padres son un poco cuadriculados y no le dejaban. Fue ahí cuando mi hermana me propuso que nos fuéramos de viaje las dos parejas, ella con su novio y yo con mi novia así nuestros padres al ir yo le dejarían más fácilmente. Ella siempre había sido la rebelde y yo el responsable. 

Acepté la propuesta y así lo apalabramos. Durante unos días nos íbamos a ir a un hotel de playa. Lo típico de esas edades, de día dormir y playa. De noche alcohol, fiesta y sexo. Reservamos dos habitaciones de hotel en una zona de playa, por motivos laborales que no vienen al caso el primer día llegaríamos prácticamente a hora de cenar, con intención de cenar por ahí, una primera noche más light, es decir unas copas y cada pareja a su habitación para el primer polvo del viaje.

Mi novia es verdad que no era la que más buena estaba, pero sexualmente era una tia genial, se atrevía a todo, en cualquier sitio, le encantaba hacer sexo oral y le encantaba el morbo. Yo siempre he estado un poco salido pero aún así ella me ganaba. Mi hermana por las conversaciones ya había tenido sexo con varios chicos y con Manolo también pero me había contado que todavía no había hecho sexo oral y me había contado que el viaje aparte de por la fiesta y más cosas quería aprovechar para follar mucho con su novio y quería hacerle sexo oral por primera vez.

Lo que ninguno de los cuatro se imaginaba es lo que iba a dar de sí el viaje. Todo empezó el primer día, al llegar al hotel. Llegamos a media tarde al hotel que iba a ser nuestro lugar de descanso durante esos días y nos encontramos con una situación que no esperábamos. En recepción nos comentaron que habían tenido un problema, que se les habían traspapelado alguna de las reservas y que la primera noche sólo había una habitación disponible.

Nos comentaron que era un fallo suyo y que sólo iba a ser una noche, que nos regalaban dos noches más por compensar las molestias, pero que la primera noche íbamos a tener que dormir los cuatro, las dos parejas en la misma habitación. Nos dijeron que nos ponían una habitación grande y con dos camas dobles para que no tuviésemos problemas y que la noche siguiente ya tendríamos dos habitaciones.

El primer momento fue un bajón la noticia, un jarro de agua fría algo que no nos esperábamos. Pese a que protestamos y mostramos nuestro malestar no había más remedio que aceptar. Así que eso hicimos. Fuimos a la habitación a dejar las cosas y hablamos de que nos duchábamos todos por el trasiego del viaje y lo ya hablado saldríamos a cenar.

Para ducharnos y ahorrar tiempo, entramos por parejas, en primer lugar mi novia y yo. La situación era morbosa, Sandra y yo en la ducha, mientras Carla y Manolo estaban en la habitación. Sandra me dijo que cuando se durmieran mi hermana y Manolo follaríamos que a ella le daba igual que no se iba a quedar ni un sólo día sin sexo. Yo pensé que iría de coña que en esa situación no se atrevería pero la verdad que pensarlo me dió morbo.

Nos fuimos de cena y tras ellos fuimos a un pub, dónde empezó a correr el alcohol, la conversación y las risas. La primera noche iba a ser más light y en un principio ya iríamos más de fiesta los días siguientes. En el pub la conversación empezó con temas lights y acabamos hablando de temas sexuales.

Nos confesamos muchas cosas las más destacados fueron que mi novia Sandra les admitió que ella esa noche quería follar, aunque estuviesen en la misma habitación, Carla mi hermana le dijo que no se cortase que no le importaba. Mi hermana confesó que nunca había hecho una mamada y que se la iba a hacer a Manolo durante el viaje mi novia le dijo varios trucos e ideas. A ella eso de chuparla se le daba muy bien. Cuando íbamos de vuelta al hotel mi novia me susurró que al llegar íbamos a follar que tenía ganas y que le daba igual si mi hermana y su novio miraban. Yo seguía pensando que iba de farol, pero no era así, iba en serio. Muy en serio.

Al llegar a la habitación nos fuimos a las camas, aún no teníamos sueño así que encendimos la televisión. Mi hermana se acostó en la cama de lado, estaba de cara a la cama en la que estábamos Sandra y yo. Manolo estaba detrás de mi hermana haciendole la cucharita, estaban rollo acaramelados, él le daba besos en la mejilla y hablaban sus cosas.

En la otra cama a escasos metros, estábamos Sandra y yo. Me tumbé hacia arriba en la cama, mi novia a mi lado pegada a mi. Yo pensaba que no se iba a atrever a hacer nada y pensaba delante de mi hermana no es plan. También es verdad que me daba morbo, mucho morbo. Mi novia y yo nos besábamos. Ella puso su pierna por encima de mi cuerpo yo acariciaba su pierna y me acercaba a su culo. 

De reojo miraba a mi hermana, ella repartía su mirada entre la televisión y mirar lo que hacíamos, su novio estaba muy muy pegado a ella. En esas estábamos que Sandra puso su mano por encima de mi paquete. Y en ese momento le dijo a mi hermana y le pregunto si de verdad no le molestaría si follábamos. Se lo pregunto así directamente. Mi hermana dijo que éramos libres que podíamos hacer lo que quisiéramos como si estuviéramos solos. 

En esa conversación yo avancé mi mano por el muslo de mi novia hasta ponerlo sobre su coño, al tener la respuesta mi novia no esperó más y me sacó la polla del pantalón fue entonces cuando mi hermana dijo – Joder que polla tienes tete. Eso aumentó mucho el morbo y volví a mirar hacia donde estaba mi hermana y observé que en tierra al lado de la cama había un tanga y Manolo había rodeado con sus brazos a Carla y tenía su mano por dentro del pantalón del pijama de ella. La estaba masturbando.

Es verdad que durante un segundo me sorprendió ver así a mi hermana, pero fue lo que me hizo decir olvídate de remilgos y a disfrutar. En esta situación estábamos. En la cama de al lado mi hermana Carla con su novio Manolo masturbándola, en mi cama yo con la polla a la vista de todos con mi novia Sandra haciéndome una paja y yo empezando a mientras la besaba a meterle un dedo en el coño.

Fue cuando mi novia se desnudó y se sentó encima de mi polla. En la cama de al lado Manolo seguía masturbando a mi hermana, fue cuando Sandra les dijo no os cortéis follar si os apetece. Mi hermana le dije que nunca había visto a alguien follando de tan cerca que quería ver un poco antes. Sin escuchar más Sandra empezó a moverse, cabalgando sobre mi polla. La situación era brutal me estaba follando a mi novia, mientras mi hermana miraba y su novio la masturbaba.

No tardé mucho en ver como Manolo penetraba a Carla, ellos seguían así de lado, él detrás de ella para poder ver mejor como follábamos Sandra y yo. Era tan excitante que Sandra y yo aceleramos el ritmo y no tardamos mucho en acabar los dos. Una vez habiéndome corrido yo y con el orgasmo de Sandra nos abrazamos para observar como follaban Manolo y Carla, de forma más suave y relajada.

El ver la situación hizo que no tardase mucho en volver a despertarse mi polla, fue cuando le pedí a Sandra que me la chupara. Ella tan experta y que tanto le gustaba hacerlo se puso a ello. Al poco de empezar llegaron al clímax mi hermana y su novio. 

Sandra al ver que estaban mirando dijo: Carla ven acércate que te voy a enseñar como se chupa una polla. Mi hermana no lo dudo y se puso al lado de mi novia a ver como Sandra me la chupaba. Mi novia le explicaba como hacia las cosas y lo hacía. El morbo cada vez era mayor. Mi novia chupándome la polla, con mi hermana a su lado mirándolo sin perderse detalle y el novio de mi hermana en la cama de al lado viéndolo todo.

Tras varias explicaciones Sandra le dijo a mi hermana: – ¿quieres probar? Carla miró a su novio como esperando aprobación, que le dijo que lo hiciera si le apetecía y me miró a mi como buscando complicidad. Mi mirada bastó para que entendiera que estaba a su disposición fue entonces cuando se agachó y puso la punta de mi polla en su boca y empezó a hacer lo que decía Sandra.

Fueron alternándose, hacia un poco Sandra y otro poco Carla. Me la estaba chupando entre mi hermana y mi novia. Algo tan morboso que avisé que iba a correrme y mi novia se lo tragó enterito. Al acabar yo, mi hermana le dijo a Sandra: – ahora te toca ayudarme con mi novio.

Evidentemente tras ver el espectáculo Manolo volvía a estar empalmado y allí que fueron Carla y Sandra, su novia/mi hermana y mi novia las dos se pusieron a chupársela. Carla cada vez estaba más suelta. Yo veía a las dos de rodillas mientras se la chupaban y al volverme a empalmar me acerqué por detrás con la intención de volver a follarme a Sandra, ella al darse cuesta me hizo un gesto con la mirada de que aprovechase y me follase a Carla a mi propia hermana.

El morbo, la situación me llevó a ello. Algo que horas antes nunca hubiese imaginado. Esa noche había visto follando a mi hermana con su novio, ella me había visto follando con mi novia y ella me la había chupado. Y ahora mientras ella junto a mi novia se la chupaban a Manolo me había puesto detrás de ella para follármela.Ella al notarme detrás de ella se abrió de piernas como para facilitarme la situación. Y se la metí hasta el fondo, mientras ella se la chupaba a su novio. 

Sandra le dijo a Carla, disfruta de Pedro que yo me hago cargo de Manolo. Carla le hizo caso, se sacó la polla de Manolo de la boca y se puso a cuatro patas para que siguiéramos follando y disfrutarlo más. Y ahí Sandra aprovechó para sentarse sobre Manolo metiéndose su polla.

Habíamos llegado a algo inimaginable. Me estaba follando a Carla, a mi propia hermana mientras al lado estaban follando Sandra mi novia con Manolo el novio de mi hermana. Y lo estábamos disfrutando. Mi hermana a cuatro patas y yo cada vez dándole más fuerte, mi novia cabalgando duro sobre la polla de Manolo el novio de mi hermana.

Ese fue el colofón de una noche para el recuerdo y el inicio de una de las mejores vacaciones de mi vida. Quien sabe quizás escriba algún relato más contando mis vacaciones