Con mi marido dormido, comienzo a mamarle la polla como nunca, desde la cabeza hasta el tronco, la siento en lo más profundo de mi boca, en mi garganta y me encanta

Estoy solo y aburrido en mi habitación, han pasado diez días desde la última salida (cuando digo salida no me refiero a juerga, me refiero a la última salida que me follé en uno de mis devaneos lujuriosos).

Pongo la televisión y por más que zapeo no encuentro nada que me agrade. Cojo el móvil y busco en Google “algo que hacer una tarde aburrida de Domingo” automáticamente salen miles de posibilidades y cientos de gilipolleces como “10 cosas que hacer…”, “croquetas con jamón” y cosas parecidas que no me atraen en absoluto.

Me revuelvo en el sofá y busco algo en YouTube, no se algún documental o similar y si, aparecen miles de cosas apetecibles pero no es el momento, es tal el aburrimiento que no me apetece nada de lo que sale.

Me asomo por la ventana, el día es gris, de esos oscuros y fríos días de otoño en Madrid, con las calles llenas de hojas desprendidas de los árboles de hoja caduca, en ellos quedan las bolas colgando de las castañas locas.

No, no me apetece salir, creo que hoy me la voy cascar en casa.

Dicho y hecho me busco en google páginas de guarras.

Espectacular, que titis, que buenorras, que coños guapos, cuanta variedad de tias, bueno voy a empezar con algún video guarro.

“la puta de la vecina se folla al amigo de su marido y a su esposa delante de él”, joder que guarrada, me la veo.

Bueno comienza que llegan unos amigos a casa de esta guarra porque al parecer les han invitado a cenar.

Comienzan a cenar y como hace calor en la casa debido a la calefacción la vecina se desescota dejando ver claramente su espléndido canalillo y parte de unos voluminosos pechos que la verdad están muy apetecibles.

El amigo se desabrocha la corbata y los dos primeros botones de la camisa, dejando entrever unos delicados pelillos de su pecho. El hombre de la casa está en la cocina sacando otras dos botellas de cava del congelador.

Durante la cena se observan miradas obscenas llenas de complicidad, yo creo que esta no es la primera vez que se follan a la tía buena de la casa. Entre los cuatro pueden sumar unos 120 años, lo cual nos arroja un resultado de unos varones de unos 30 años y unas tías de “película porno” de la misma edad. Gente potente y joven, así da gusto.

Bueno pues empieza el ajetreo, terminando la cena y con las copas vueltas a llenar de cava, ellas se descalzan y desabrochan la delantera, el amigo se afloja el pantalón en actitud de estoy lleno de tanta comida pero en realidad por dentro está pensando, “me voy a follar a la tia buena de mi amigo”

La señora de la casa con el pie desnudo juguetea en la entrepierna del amigo que tiene enfrente. Este lo sujeta y acaricia con suavidad, lo que hace que ella entrecierre los ojillos mientras sujeta la copa en la mano.

El marido cornudo, dice que le está entrando sueño y se tumba en el sofá con la tv. Encendida.

Con el camino libre, la esposa invitada bajando un poco los pantalones de su marido, agarra una tremenda polla candonga, de la bebida y la escasa excitación habida de momento, pero esto se empieza a poner bien, estoy ansioso de ver que pasa.

Con la mano izquierda masajea esta tremenda polla y con la derecha toma pequeños sorbos de cava. La esposa infiel se percata por los movimientos del cava que casi se derrama de la copa y por los provocativos gestos de la otra señora entremordiendose los labios y sacando la puntita de la lengua.

Entonces mira por debajo del mantel y ¡¡¡ ve aquello ¡¡¡, tremendo tranco tiene entre las manos esta tía, se arrodilla y pasa a gatas por debajo de la mesa, la otra que ve la acción pone a su disposición esa tremenda verga para que la chupe desde su postura debajo de la mesa.

Esta abre su boca y con la suave lengua comienza a acariciar el capullo duro de esta riquísima polla, continua lamiendo hasta la mitad y termina metiéndosela en la boca hasta donde la tiene agarrada y masajeándola su esposa, en posición de hacerle una paja dentro de la boca de la puta. El marido sigue viendo medio dormido la tv. Ajeno a todo este tejemaneje sexual.

El amigo encantado de la situación, echa cortos tragos de cava mientras la una le come la polla y la otra le hace una paja, joder, se me está poniendo dura. Ahora soy yo quien se desabrocha el pantalón y lo bajo hasta la entrepierna, agarro mi polla y me la sobo creyendo que soy el protagonista, ya quisiera yo estar cenando allí.

La mujer del tío suertudo se quita las bragas y se sube la falda, se sienta en la mesa frente a su marido, dejando la verga de este a disposición de la folladora de la amiga que tragaba y tragaba sin parar, golpeándose de vez en cuando la cara con esta polla tiesa.

En la postura que había adoptado su esposa le quedaba el coño al descubierto frente a su cara, sin posibilidad de escapatoria, agacho la cabeza y comenzó a lamer ese tierno coño que estaba a su entera disposición, apartando los pelos con los dedos pulgares de las manos hasta abrir el tan preciado lugar. Rosa de color, tierno y ligeramente abultados los labios vaginales, es un placer comerse este chochito. Por lo que a cada momento introducia en el más y más la caliente lengua en el ardiente coño de su esposa.

Caliente a más no poder la esposa de este se quita la camisa y desabrocha el sujetador, dejando ver unas tremendas tetas enormes que agarra con sus manos y sube ella misma hasta lamerse los pezones mientras el tipo le come el coño y la hace jadear de gusto. Parece que la encanta que se lo hagan así. Debajo de la mesa la otra sigue con sus labores cada vez más embravecida y caliente.

El marido aparta la vajilla con una mano mientras sujeta por la espalda con la otra a su mujer y de un manotazo deja limpia la mesa cayendo copas y cubiertos al suelo. Lógicamente se despierta el marido de la casa.

Tumba a su esposa boca arriba encima de la mesa, tira de las piernas desde los muslos hacia él y comienza a comerle el coño como nunca lo había hecho nadie. La mujer de la casa sale de debajo de la mesa se arranca los botones de la camisa y deja al descubierto dos pechos que aunque colgando están de muy buen ver y considerable tamaño, haciendo un estrecho canalillo a pesar de no tener sujetador. Se sube encima de la mesa y se pone en cunclillas con el coño encima de la boca de la otra mujer, de frente al amigo que sigue comiendo como si fuera la última vez.

El señor de la casa medio adormilado presencia la escena, la puta de su señora en un lésbico con la esposa de su amigo y este en su casa sin ningún respeto comiéndole el coño a su mujer.

Se saca la polla y se dispone a pajearse. A estas alturas imagínate como estoy yo dando bandazos con la mano en mi polla que va a estallar, viendo tanto coño rico.

Riiiiing, riiiing, Tocan el timbre de casa, bueno ahora entra alguien más, esto se pone interesante, seguro que se follan al cartero o al cobrador de la luz.

Riiiiing, riiiing, cojones están llamando a la puerta de mi casa y yo con esta polla así de dura.

Si ya voy, un momento – me lavo la cara, paro la película, me subo el pantalón y abro la puerta.

¡¡¡ Joder ¡¡¡, es mi vecina, no me jodas.

Esta tia tiene 50 años o más, aunque esta de muy buen ver.

– Hola vecino, tengo un problemilla, a ver si tú me puedes echar una mano -.

– Si, una mano ¿ pero donde ¿ -, pienso para mí, – no te pases que me pierdo- vecina.

No es que sea muy atractiva pero en la situación en que me encuentro, no le hago ascos a nada.

– Tú dirás vecina –

– pues es que mi hija se ha llevado las llaves de casa, no la puedo localizar y no puedo entrar en casa. ¿ Te importaría que esperara su llegada en tu casa ? pues ya ves como está la noche de fría ¿

– Por supuesto, para eso estamos los vecinos, lo que te haga falta vecina, pasa hasta dentro -.

La situación es complicada, si fuera la hija que está muy buena sería estupendo, ya me buscaría las vueltas, pero aunque también está muy buena y después de ver a las mujeronas de la peli…,

como que se me corta el royo.

. Bueno vecina pues ya estamos aquí, ¿quieres tomar una cervecita?

– vale, muchas gracias –

Voy a por unas cervezas a la cocina y regreso.

Ya estaba acomodada en el sillón junto al sofá en el que yo estaba tumbado con una manta por encima. Le ofrezco su cerveza y me siento en el sofá.

La tv. Está apagada

– tú sigue con lo que estabas haciendo, no te preocupes por mí –

– Bueno pues si te empeñas, yo a lo mío –

Y ni corto ni perezoso enciendo la tv. Y lógicamente continúa la peli porno que estaba viendo.

La vecina se sobresalta al ver como un tío estaba follandose a una tía buena de 30 añazos, yo la miro de reojo y denoto que seguidamente se moja los labios con la punta de la lengua. No deja de mirar la tv. Y después me mira a mí. La situación es arriesgada cuando menos.

En la película que ya había pasado un rato, estaba la mujer de la casa en un lésbico 69 sobre la cama de matrimonio, de forma que la esposa invitada estaba boca arriba comiéndole el coño a las señora, el marido de este estaba de pie metiendo la polla en el culo de la señora y esta estaba lamiéndole el chocho a la esposa.

Claro alucinamos los dos, nos miramos volviendo nuestras cabezas y seguramente estaba pensando mi vecina que yo era un guarro. Pues si soy un guarro y me la voy a follar.

Se me empezó a poner la polla muy dura y grande, ya sabes como la tengo, son 23 ctms. y me estaba empezando a doler los testículos, por lo que me desabroché con toda mi jeta, el pantalón.

En la película el tio estaba enculando duramente a la tia buena mientras las dos se comían el coño, comenzó entonces una excepcional escena a cámara lenta en la que la enorme polla entraba y salía del agujero lentamente, enfocaban la cara de gozo de la mujer que babeaba jugos vaginales por toda la cara de la esposa y esta recogía con ansias para no desperdiciar ni una sola gota. El follador siempre en cámara lenta metía, apretaba y sacaba el tranco en el culo de la señora y de vez en cuando la sacaba entera y se la metía en la boca a su esposa, la que desesperadamente chupaba relamiéndose de gusto.

Ella misma la saca de su boca y con una mano humedece el culo de la señora y con la otra introduce esta enorme verga en el agujero, siempre a cámara lenta vuelve a penetrar ese precioso culito mientras su esposa le relame el coño que continúa sacando jugos vaginales.

Ante esta perspectiva, yo ya tengo la polla para reventar y me atrevo a levantarme y ponérsela en la boca a mi vecina, arriesgándome a que me dé un ostia, pero que va, se ha enganchado y la ha cogido con su mano y está chupando desesperadamente todo lo que puede, está más cachonda que yo, joder que polvazo voy a echar hoy sin esperarlo.

Me agarro a sus pechos, tremendas tetas hechas para follar, superior vaya pechuga que tiene mi vecina, nunca me fijé en ellas pero son bestiales, joder que pasada.

Mientras me come la polla, le levanto el jersey, le quito la camiseta y saco el sujetador, dejándose ver ese par de tetas explosivas y bien puestas cayendo sobre su pecho.

Le saco la polla de la boca yse la restriego por ese par de tetas enormes, ella se las coge y aprieta contra mi endurecido rabo haciéndome una paja bestial. Cachonda como ella sola, cuando sube le da un lametazo en el capullo, lo que me hace enloquecer al notar esa lengua cálida. Metidos en faena, bajé mi mano derecha hacia su coño por debajo de la falda, pudiendo notar esa braguita humedecida por los flujos vaginales que soltaba al estar caliente a más no poder. Aparto a un lado esa braguita y le masajeo el clítoris con mi dedo a lo que responde jadeando y abriendo sus estilizadas piernas para que haga lo que quiera con ella.

Le quito mi polla de sus tetas la levanto del sillón la tumbo sobre el brazo del sillón , le abro las nalgas y comienzo a comerle el coño con desesperación, ese coñito húmedo por demás, sabroso, y y tiernos labios vaginales, le meto la lengua en culo y la revuelvo para humedecérselo escupiéndole dentro, vuelvo a sobarle el coño con toda la palma de mi mano que resbala entre el coño y el agujero del culo humedeciendo todo por igual. Jadea, se contiene los gritos de gustazo, mueve la cabeza de lado a lado, con sus manos se abre las nalgas a la altura del ojete para que le entre más y mejor a la vez que aplasta la cara contra el asiento del siñon. Duramente hago arremetidas fuertes con las que a cada una le saco un soplido de la garganta. Levanto mi pierna izquierda y pongo el pie sobre su cabeza con lo que la polla se pone aún más dura y penetra más hondo en ese culito en pompa.

En la película recordamos que el amigo estaba dando por culo en cámara lenta a la puta de la señora mientras la esposa le comía el coño boca arriba a esta, cuando de pronto sale una sorprendente escena en la que saca la polla del culo de la tía y chorrean las bocanadas de semen en su culo desbordándose por el coño hasta llegar a la boca de la esposa que sigue comiendo coño con la cara empapada en semen. Espectacular escena que hace que me corra dentro del culo de mi vecina, soltando varios chorreones de semen caliente en su apretado culito mientras gime y grita de gusto. ¡¡¡ joder ¡¡¡ que polvazo vecina.

Pues esta se da la vuelta caliente, más que caliente ardiendo cachonda como ella sola puede estar y me come la polla enloquecidamente sacándome los últimos jugos que me quedan.

Yo por mi parte me bajo al pilón y le como el coño mientras está sentada en el sillón con una pierna subida en cada brazo de este y le hago tal comida y restregón que se corre en mi boca. Me retiro con la cara llena de flujos vaginales, extasiados nos miramos y nos reímos sonoramente. Al rato llegó su hija y se marchó a su casa.